sábado. 26.11.2022
EN VÍDEO

Alejandro Escámez, Comandante General de Ceuta: “han sido muchas las muestras de afecto que se han transmitido hacia los militares”

El Comandante General de Ceuta, Alejandro Escámez, llegaba a la ciudad en plena pandemia, el pasado mes de mayo. Así sus primeros meses en Ceuta han estado marcados, sin duda, por la lucha contra el coronavirus. Charlamos con él sobre las operaciones Balmis y Baluarte, el trabajo realizado para mantener las capacidades operativas o la presencia de efectivos ceutíes en misiones internacionales ¡No se lo pierdan!

 

El papel del Ejército ha sido también fundamental en este año 2020. Usted llegaba aquí en plena primera ola de la pandemia, en plena Operación Balmis, una operación que dejaba ver el intenso trabajo de nuestras Fuerzas Armadas, preparadas para hacer frente a cualquier contingencia ¿Cuál fue la labor que se desarrollo en Ceuta en el marco de esa operación?

 

Como bien saben, las Fuerzas Armadas son una herramienta más que tiene el Estado para luchar contra aquellos riesgos y amenazas que pueden afectar la vida de los ciudadanos, riesgos y amenazas que también están definidos en la estrategia de seguridad nacional. Las Fuerzas Armadas, por su organización, con una estructura jerarquizada, disciplinada, flexible y con mucha capacidad de adaptación, son especialmente idóneas para enfrentar estos riesgos y estas amenazas. Es evidente que este imprevisible virus, tan persistente y tan dañino, nos cogió un poco desprevenidos pero sí es verdad que las Fuerzas Armadas tienen unas capacidades, las capacidades NBQ (Nuclear, Biologica, Química) que en seguida se pusieron en marcha y nos permitieron ir enfrentando situaciones que antes no habíamos vivido.

 

Y en Ceuta así lo hicimos también, en seguida estructuramos nuestras capacidades de desinfección preventiva, hicimos las patrullas de presencia y vigilancia para generar confianza en la ciudadanía y también colaborar con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, estuvimos en el vallado fronterizo, para apoyar también a nuestra Guardia Civil, hicimos tareas de desinfección de infraestructuras críticas que nos iba solicitando la ciudad y también, por supuesto, hicimos tareas logísticas de transporte de material sanitario, incluso de instalación de material de campamento en aquellos lugares donde se iba a dar cobijo a la población más desfavorecida o vulnerable, como fueron los transfronterizos o los menores no acompañados.

 

En los 98 días que duró la Operación Balmis, las Fuerzas Armadas hicieron del orden de 20.000 actuaciones en unas 2.300 localidades distintas, y en Ceuta, en concreto, prácticamente la totalidad de los efectivos que estaban presentes estuvieron implicados en alguna de estas misiones, directamente o indirectamente, en todo lo que supone la coordinación y la planificación de una operación de este calibre.

 

Después del verano, la segunda ola ha golpeado de una forma cruenta a nuestra ciudad, elevando de forma muy significativa el número de contagios y fallecidos. Una segunda ola en la que ustedes han seguido trabajando, aunque en otro ámbito, el del rastreo ¿Qué es lo que se está haciendo en ese marco?

 

Lamentablemente este virus utiliza una estrategia de ataque, se repliega, y después de esta pausa operacional del verano, en léxico militar, pues nos ha vuelto a atacar y además de forma contundente, con un número de bajas considerable.

 

Nos ha pillado, quizás, algo mejor preparados. En nuestro caso hemos incorporado todas las lecciones aprendidas de la primera ola, las hemos incorporado en nuestros procedimientos y nuestras técnicas, en nuestras tareas de desinfección, a nuestros procedimientos de autoprotección, que también son muy importantes para mantener nuestras capacidades operativas y, lógicamente, hemos también participado en esta nueva operación, que se llama Operación Baluarte, proporcionando 48 rastreadores en apoyo a la Consejería de Sanidad, en concreto a los Servicios Epidemiológicos de la Ciudad.

 

Y es una función que no es fácil, es una función compleja, la de intentar localizar todos los contactos que ha tenido un caso positivo, pero nuestra gente, la verdad, ha recibido una buena formación para hacerlo. Ya que no era personal facultativo, sí que ha recibido una formación primero dentro del Ejército de Tierra y después una formación muy intensa de la mano de ese servicio de epidemiología, pero además han hecho también unas practicas antes de coger los mandos del rastreo y eso les ha permitido que sean eficaces en esta nueva operación.

 

Igualmente, también hemos incorporado nuevos sistemas y, recientemente, hemos incorporado un sistema de desinfección autónoma, que se denomina 'Atila' y que es un sistema que se implementa a un desactivador de explosivos.

 

En definitiva, en esta operación, que lleva unos 3 meses en funcionamiento, en el ámbito de las Fuerzas Armadas se han hecho cerca de 600.000 rastreos y están participando ahora mismo 1.700 rastreadores.

 

Fuera de estas Operaciones específicas, centradas en proteger a los ciudadanos, la Comandancia General ha mantenido todas sus capacidades operativas durante la pandemia, han seguido formándose y preparándose, sin dejar de lado todas las medidas de prevención ¿cómo lo han hecho?

 

Efectivamente, además de participar en la Operación Balmis y la Operación Baluarte, nosotros nos hemos seguido adiestrando para cumplir con nuestros cometidos permanentes. Hemos cambiado nuestros procedimientos, hemos cambiado nuestros métodos de actuación, hemos reducido el número de efectivos que realizan funciones de adiestramiento o instrucción, hemos reducido nuestra movilidad a la península, a los centros de adiestramiento, salvo para adiestrar capacidades que son esenciales, hemos implementado medidas de autoprotección muy rigurosas y el seguimiento de esas medidas de autoprotección... pero bueno, en cualquier caso creo que los ceutíes nos han seguido viendo en las calles, nos han seguido viendo en el campo exterior y estoy seguro de que nos han estado oyendo en nuestros ejercicios de tiro, tanto en las inmediaciones del Monte Hacho con en las proximidades de nuestros campos de tiro. Nuestra preparación es nuestro objetivo principal, es la preparación para estar en disposición de hacer frente a los riesgos y amenazas que antes mencionaba.

 

Lo que sí hemos reducido drásticamente han sido todas las actividades institucionales, todos los actos, nuestras paradas, etc... se han hecho de manera interna, con efectivos muy reducidos, pero los hemos querido seguir manteniendo, aunque sea en esas dimensiones reducidas, porque son muy importantes para preservar nuestra historia, el simbolismo y fomentan la cohesión de la unidad... pero lógicamente, no ha sido posible la participación de nuestros conciudadanos, como así nos gusta siempre que nos acompañen en este tipo de actos.

 

Tanto es así, que de hecho efectivos ceutíes se encuentran ahora en misiones internacionales, como en Iraq, ¿qué papel juega nuestro Ejército en las mismas?

 

España junto con sus aliados y amigos mantiene la idea de que enfrentarse a los riesgos y amenazas hay que hacerlo de una manera multidisciplinar y multinacional, de hecho se mantienen todas las actividades en el ámbito de la diplomacia de la Defensa y la participación en la mayor parte de las misiones internacionales. Ahora mismo España tiene en torno a 2.500 efectivos, desplazados en 18 misiones, en cuatro continentes y en mares y océanos adyacentes.

 

Las dos misiones más importantes que está realizando en cuanto al numero de efectivos son la del Líbano, bajo bandera de Naciones Unidas, y la de Irak, bajo bandera de la Alianza Atlántica. Pero España también participa en la mayoría de las misiones que la UE está desarrollando en la parte del Sahel y Cuerno de África, y también a la protección de los países bálticos, bajo bandera de la alianza, o también de Turquía.

 

En este contexto, la Comandancia General ha participado desde el mes de mayo hasta el mes de julio con unos 150 efectivos en la misión de Irak y, en concreto, la Comandancia ha llevado a cabo quizás la misión más compleja, que es la de finalizar una misión, poner en disposición de repliegue todo el material, que han utilizado durante 6 años 12 contingentes, para adiestrar a cerca de 50.000 irakíes, en el marco de las fuerzas y cuerpos de seguridad del país, y entregar la base Gran Capitán, que era la que estaban utilizando los 12 contingentes anteriores. Además, eso lo hicieron en un tiempo récord, dos meses es un tiempo récord, y en unas condiciones de seguridad, sanitarias, y climatológicas muy adversas, tenga en cuenta que allí han tenido temperatura de hasta 60 grados... y eso es para sentirse orgulloso. Luego, a continuación, continuaron, después del repliegue en el mes de junio, unos 15 efectivos más, que recientemente han retornado, y allí mantenemos todavía una unidad de protección que continua realizando su cometido.

 

Pero no solamente tenemos efectivos en ese país de Oriente Medio, sino que también tenemos en distintos países de forma individual, ya es un goteo pero tenemos en República Centroafricana, en Afganistán, en Líbano, en Mali... osea que la presencia de la Comandancia en las misiones internacionales es una presencia relevante.

 

Me gustaría preguntarle por el papel del Ejército en la sociedad actual, su relación con la sociedad ceutí y la percepción que cree que tienen los ciudadanos del mismo.

 

Si nosotros analizamos lo que dice el barómetro del CIS, permanentemente las Fuerzas Armadas están en los puestos más altos de ese barómetro, donde nos indica que es una de las instituciones más reconocidas. Pero también es una institución reconocida en el ámbito internacional, en todas estas misiones, que antes estaba comentando, siempre hay mucho reconocimiento para la labor que hacen los españoles en el ámbito de esas organizaciones internacionales, de manera individual o de manera colectiva.

 

Y en el caso concreto de Ceuta, yo creo que en Ceuta estamos perfectamente integrados, la sociedad ceutí y lo militar es una única cosa, cualquier militar pasea por la ciudad con toda tranquilidad, los ceutíes nos ven como un ciudadano más pero que hace su cometido con el uniforme, es decir, con naturalidad. Lo militar y Ceuta están intrínsecamente unidos.

 

Ese afecto se ha materializado precisamente en la operación Balmis, porque han sido muchas las muestras de afecto que se han transmitido hacia los militares mientras hacíamos nuestras actividades y aquí en Ceuta mucho más. Siempre ha habido un aplauso, siempre ha habido un ofrecimiento de un café de una bebida..., o sea que nos sentimos muy reconfortados con nuestros convecinos.

 

Finalmente, me gustaría saber si es usted optimista de cara al próximo año, si cree, además, que podrán desarrollarse algunos eventos esperados por muchos dentro y fuera de nuestra ciudad, como La Cuna de la Legión o el Desafío de los 300, y si se podrán retomar proyectos y objetivos que este año han quedado apartados a causa de la pandemia.

 

Decía Víctor Hugo, después de la noche más oscura, siempre vendrá el sol, siempre brillará. Yo creo que los militares por naturaleza somos optimistas, pero, ademá,s los militares latinos somos mucho más optimistas. Eso no quiere decir que no seamos realistas y que no sepamos que la situación sanitaria es grave, que todavía no la hemos superado y que, tras esa situación, vendrá una situación difícil social y económicamente y que también tendrá implicaciones en el Ejército.

 

Pero bueno, nosotros desde aquí hemos hecho el programa del año 2021 a mayores, en todos los aspectos. El más importante es el de adiestramiento, que es el que nos compete, pero también lo hemos hecho en aspecto institucional, para recuperar nuestros izados de bandera, nuestras paradas militares, recuperarlos y compartirlos con nuestros ciudadanos, y, por supuesto, también hemos organizado estas dos actividades deportivas, junto con muchas más, que tanta animación concitan en la ciudad y que tanto interés tienen, y, como no podía ser de otro modo, terminaremos también de celebrar el centenario de esta emblemática unidad, como es la Legión.

 

También estamos muy inmersos en ese proyecto que se llama Fuerza 2035, que es el proyecto del diseño del Ejército que tendremos en 2035 y que probablemente será el que lideren los capitanes que hoy están aquí. Y también tenemos que implementar la nueva organización del Ejército de Tierra que, como saben, recientemente hemos pasado a depender del mando de Canarias, incorporaremos los nuevos materiales que están pendientes de incorporarse y seguiremos trabajando para cumplir con nuestros cometidos.

 

Muchísimas gracias

 

Gracias a ustedes y aprovecho para desear a todos los ceutíes unas muy felices Fiestas Navideñas, que las podamos compartir, bien presencialmente o telemáticamente, con todos nuestros seres queridos. Muchas gracias.

 

Alejandro Escámez, Comandante General de Ceuta: “han sido muchas las muestras de afecto...
Comentarios