sábado. 26.11.2022
EN VÍDEO

Enrique Roviralta: “lo hemos pasado francamente mal, con un Hospital colapsado, una UCI colapsada, unas Urgencias colapsadas...”

Los sanitarios han sido la primera línea de defensa contra el virus en los últimos meses. Unos sanitarios que han tenido que enfrentarse a la carencia de medios humanos y materiales y que, a pesar de ello, han dado todo de si mismos para salir adelante. De lo que han sido estos meses, de sus reivindicaciones y de cómo ven el futuro hablamos este domingo con el presidente del Colegio de Médicos, Enrique Roviralta.

Parece que es algo que queda muy lejos, pero cuando se iniciaba este año y aún no parecía que el coronavirus era algo que no tenía mucho que ver con nosotros, el Colegio de Médicos se marcaba una serie de objetivos ¿cuáles eran? ¿ha podido cumplir alguno?

 

Fundamentalmente era seguir reivindicando la necesidad de que Ceuta fuera declarara área de difícil desempeño médico, para que vinieran suficientes médicos a Ceuta y sobretodo que no se nos fueran, es decir, medidas de incentivo para fidelizar y captar médicos para Ceuta... y, ¡que sorpresa!, que llega esta pandemia y pone más que nunca en evidencia la necesidad de una cobertura suficiente de plantilla médica para Ceuta.

 

Una reivindicación que sigue sin cumplirse, a pesar de lo vivido en los últimos meses...

 

Sigue sin cumplirse, la situación es peor que nunca y el futuro no es nada prometedor. Sabemos que en breve se nos van a marchar profesionales, se nos van a marchar un traumatólogo, una ginecóloga, un médico de familia, una intensivista... es decir, es una situación que lejos de mejorar no hace más que empeorar.

 

Llegaba el mes de marzo y con él la situación cambiaba de forma radical, con una primera ola que afectaba a Ceuta de forma mucho menos cruenta que la segunda, pero que hacía evidente que nadie estaba a salvo del coronavirus ¿qué han hecho ustedes durante todos estos meses?

 

Hemos estado siempre apoyando a la sociedad de Ceuta, que tan mal lo ha pasado, y que tan mal lo estamos pasando, para recordar siempre la importancia de las medidas de prevención que, hoy por hoy, son lo más importante.

 

Pero también hemos estado siempre al lado de la profesión medica, que ha demostrado lo mejor de si misma en unos momentos en los que, en un principio, ni siquiera había suficientes equipos de protección, en el que se desconocía todo del virus.

 

Es cierto que en un primer momento la pandemia no golpeó de forma tan dura a Ceuta, pero en un segundo momento lo hemos pasado francamente mal, con un Hospital colapsado, una UCI colapsada, con unas Urgencias colapsadas y sobretodo, y lo más importante, con una tercera ola que puede venir en enero, con lo cual lo que hemos aprendido nos debe servir para reforzar y no para relajar esta situación.

 

Han sido unos meses muy complicados ¿qué es lo que habéis echado de menos por parte de la administración?

 

Lo sucedido estos últimos meses se debería haber previsto, en el sentido de haber reforzado la plantilla médica, tan necesaria en general en toda la Sanidad pero en particular en Atención Primaria, en Urgencias, en el 061, en la UCI... es decir en todos aquellos servicios que han sido primera línea de batalla contra el coronavirus. Se ha evidenciado que esto no ha sido así, pero lo peor es que no vemos que haya una previsión de cara a una tercera ola.

 

Por eso desde el Colegio de Médicos hemos insistido siempre en la importancia de los recursos humanos, del profesional médico, para afrontar ya no solo la salud en términos generales sino situaciones tan críticas como hemos vivido y desgraciadamente podemos volver a vivir.

 

Los médicos han estado en primera línea, han sido víctimas de contagios y en ocasiones (no en nuestra ciudad) han fallecido a causa del virus ¿cuál ha sido la incidencia en Ceuta? ¿qué cifras tiene al respecto?

 

En el primer momento de la pandemia, la incidencia no fue especialmente alta porque recordemos que se cerró el puerto y el helipuerto y fue un confinamiento en un momento precoz, sin embargo, en la segunda ola esto no ha sido así.

 

Con respecto al número de contagiados te puedo decir que hasta 84 profesionales sanitarios se han contagiado de coronavirus y muchísimos más han sido aislados no solo una, sino varias veces por motivo de los contactos con contagiados.

 

Esto quiere decir que, por supuesto, en la profesión médica de Ceuta también, y en la profesión de la sanidad en general, ha tenido un importante impacto como enfermedad profesional y, desgraciadamente, aún hoy por hoy la Medicina no está considerada como una profesión de riesgo.

 

Unos contagios y unos aislamientos entre la profesión médica que sumados a la falta de personal hacen que pueda resentirse la atención a los pacientes ceutíes, ¿esto ha sucedido?

 

Puedo poner ejemplos como el de la UCI, que tuvimos una UCI al cien por cien de coronavirus y tuvimos que ocupar la reanimación con enfermos No COVID, pero también críticos, en un momento en el que solamente se disponía de tres intensivistas porque había incluso una de baja; en Urgencias no hacen más que reclamar esa carencia de personal médico, se han manifestado, y nosotros les apoyamos, demandando que tienen que reforzar la plantilla de Urgencias porque, un día sí y otro también, se ven faltos de esa plantilla. Una plantilla que en condiciones estándar ya está justa, pero que en estas condiciones se ha evidenciado mucho más carente; el 061 llegó a quedarse con solo dos profesionales también por un contacto masivo... es decir que podría dar muchos ejemplos de esta realidad... incluso en el mismo área de Urgencias, donde el área de Pediatría ha tenido que ser sacrificada porque los enfermos de coronavirus ocupaban la Observación de Adultos y los no coronavirus tuvieron que meterse en la Observación Pediátrica... o sea, que podríamos dar un montón de ejemplos de la situación de estrés y sobrecarga a la que están sometidos los profesionales médicos de Ceuta.

 

Durante todos estos meses, además, ustedes han hecho propuestas a las autoridades o han apoyado las de otros colectivos. Recuerdo ahora la petición de un cribado masivo ¿por qué era importante? Se lo pregunto porque puede ser necesario de cara a una tercera ola

 

El cribado masivo es una opción que implica que coges a la mayor parte de la población y la sometes a unos test, bien PCR o de antígenos, para intentar detectar cuantos mas casos mejor y así romper la cadena de transmisión. Una ciudad como Ceuta, con ese aislamiento que se ha mantenido, con una población reducida pero con una alta densidad, era un sitio idóneo para poder realizar este cribado, detectar cuanto antes los contagios y reducir lo que era el ascenso de la curva.

 

Es cierto que con la llegada del los test de antígenos no hemos llegado al cribado masivo pero sí se ha incrementado la capacidad diagnóstica. Debo recordar que el Colegio de Médicos desde el principio de la pandemia se hizo eco de las palabras de la OMS “test, test, test”. Es decir, la potenciación de la capacidad diagnostica es un elemento fundamental para la lucha contra el coronavirus.

 

Además, de acuerdo con las fechas que vienen, como Colegio de Médicos estamos a favor de que las personas que vengan, y no solo estudiantes, puedan realizarse, en el momento de retornar de las Navidades, un test de antígenos para tener esa seguridad de que cuando lleguen desde la península no vengan con contagios y volvamos a repetir esa terrible experiencia que vivimos en octubre o noviembre durante los meses de enero y febrero.

 

Hablando de test, ustedes han mostrado su preocupación por los test de autodiagnóstico, que bajo prescripción médica podrían realizarse en casa, ¿qué les preocupa de los mismos?

 

Lo primero que hay que decir es que realmente no es un test para detectar infección activa, para detectar la infección activa son las PCR o los test de antigenos. Ese test te va a dar una valoración, además no cuantitativa, de si has podido pasar la infección. Eso va a generar una serie de dudas al paciente a la hora de interpretar ese test.

 

Y lo segundo, es que esa es una prueba no de laboratorio, con lo cual es menos fiable que las que se hacen en un laboratorio. Esa prueba es un pinchazo de sangre en el que te sale si tienes IGM o IGG, mientras que en una serológica, una de antigénos o una PCR vas a tener una mayor fiabilidad.

 

Es decir, son pruebas menos fiables y si no hay un protocolo de trazabilidad, de seguimiento de esos posibles casos positivos, va a ser muy difícil cumplir el objetivo último del diagnóstico, que no es otro que el rastreo de los contactos y su localización para romper la cadena de transmisión del virus.

 

Por eso nos preocupa tanto, porque si no hay un protocolo de seguimiento, nos arriesgamos a que esto pueda ser un descontrol y que incluso pueda generar una falsa sensación de seguridad, de inmunidad de ese paciente y no es así. Es decir, un test negativo de autodiagnóstico no te garantiza que no puedas estar desarrollando la infección, y eso es muy importante que la sociedad se conciencie y que las autoridades establezcan un protocolo sobre estos test de autodiagnóstico.

 

Finalmente, le hago una pregunta que estoy repitiendo a todos los que pasan por estas entrevistas de balance de año ¿es optimista de cara al año que viene?

 

Yo creo que hay que ser optimista porque si no, apaga y vámonos, pero no se puede confundir el optimismo con echar las campanas al vuelo, es decir, el hecho de que la vacuna comience a implantarse no quiere decir que, inmediatamente, vaya a desaparecer el virus porque para eso tenemos que ir viendo los efectos de vacuna y sobretodo que llegue a gran parte de la población, pero no solo de nuestro país sino mundial, porque si no se consigue una inmunidad mundial va a ser imposible que este virus desaparezca.

 

Entonces, hay que tener optimismo, hay que tener esperanza en el futuro, confianza en los biólogos, en los investigadores, en la enfermería, en todo el personal sanitario que esta poniendo todo de si y mas para luchar contra este virus... pero hay que insistir en que lo más importante a día de hoy es la responsabilidad individual, la concienciación de todos y cada uno de los ciudadanos, para evitar que el trabajo de muchos se pueda ir al traste por irresponsabilidad de algunos.

 

Por eso, optimismo sí, ilusión, también, porque mejoren las cosas, porque recuperamos un poco de nuestras buenas costumbres... pero eso no va a ser algo inmediato ni algo brusco.

 

 

Enrique Roviralta: “lo hemos pasado francamente mal, con un Hospital colapsado, una UCI...
Comentarios