martes. 29.11.2022
DÍA CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA

Todos los grupos, salvo Vox, condenan la violencia contra las mujeres en una declaración institucional

El pleno de la Asamblea ha celebrado este viernes una sesión extraordinaria para la lectura de la declaración institucional contra la violencia que sufren las mujeres. Una cita que ha contado con la presencia de todos los grupos salvo Vox que, un año más, no ha firmado la declaración ni ha participado en este acto de condena. Todo ello en un año en que Ceuta ha tenido que vivir en sus propias carnes el drama de un asesinato por violencia machista

El pleno de Ceuta condena la violencia machista
El pleno de Ceuta condena la violencia machista

El pleno de la Asamblea se ha reunido este viernes a primera hora de la mañana para leer la tradicional declaración institucional contra la violencia machista en un año en que este drama se ha vivido muy de cerca en la ciudad, con el asesinato de una mujer a manos de su pareja. Una cita a la que han acudido todos los grupos políticos con la excepción de Vox, como es habitual, que tampoco ha firmado dicha declaración institucional. Durante el acto se ha guardado, además, un minuto de silencio en memoria de las mujeres asesinadas, 38 en lo que va de año.

Pueden leer la declaración institucional completa a continuación

La violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo. A pesar de que se ha avanzado para erradicarla, tenemos que seguir luchando contra esta lacra que continúa cobrándose vidas.

La violencia contra la mujer o violencia de género se manifiesta de múltiples formas y afecta a millones de mujeres. Hablamos de violencia sexual, trata de mujeres con fines de explotación sexual, mutilación genital, violencia vicaria y violencia a través de las nuevas tecnologías, entre otras.

Organismos internacionales como la ONU, la Organización Mundial de la Salud y la Unión Europea consideran la violencia contra las mujeres como un problema de salud pública y una pandemia, una consideración que nace de la complejidad, de los diferentes tipos y de la elevada tasa de violencias existentes hoy en día contra las mujeres.

Y si hablamos de violencia, la sexual es una de las más habituales y ocultas, afectando de manera especifica y desproporcionada a mujeres y niñas. Se trata de un problema que se asienta en una cultura sexual arraigada en patrones discriminatorios, que debe ser transformada ya que inflinge no salo un daño individual a la víctima, sino que perjudica al conjunto de las mujeres, niñas y también niños que reciben un mensaje de inseguridad y vulnerabilidad que limita la libertad y libre elección.

En nuestro país este año han sido asesinadas 38 mujeres a manos de sus parejas y exparejas y solo 12 habian denunciado. Esto significa que sigue existiendo una violencia oculta y latente que debemos atacar por todos los frentes. En Ceuta, desgraciadamente este año hemos contado una víctima mortal, que dejó dos hijos huérfanos, menores que son las personas más vulnerables a las que tenemos la obligación de visibilizar, apoyar, asistir y proteger.

La violencia contra la mujer causa daños, sufrimiento y dolor no solo a las víctimas sino a toda la sociedad. Por ello, resulta imprescindible seguir aunando esfuerzos; sumando desde la unidad de las fuerzas políticas y el trabajo conjunto y coordinado de todas las Administraciones Públicas, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y asociaciones y entidades civiles.

Pero ningún esfuerzo ni acción institucional será fructífero sin la plena implicación, colaboración y concienciación de la ciudadanía y la sociedad en su conjunto. La violencia contra la mujer es un problema público y socia! ante el que todos debemos actuar. Es necesario avivar la conciencia de cuantas personas son testigos o conocen situaciones de violencia cercana, para que compartan la responsabilidad de la denuncia; y apoyar a las mujeres para impedir que casos de cualquier tipo de violencia sigan permaneciendo ocultos.

El silencio y la resignación no son la respuesta, nunca deben serlo. Ni para la víctima de malos tratos físicos o psicológicos, ni para quienes convivimos con quien los sufre. No podemos tolerarlo. Hay un largo camino por recorrer. Tenemos por delante todavía un trabajo de transformación social en todas y cada una de las esferas de la sociedad. Unidos, mujeres y hombres, debemos seguir avanzando en una educación en valores, tolerancia y respeto mutuo; avanzar en una sociedad donde hombres y mujeres compartan los mismos derechos y obligaciones tanto en el hogar como fuera de él, avanzar en una sociedad más sensible y concienciada ante los abusos e injusticias.

Eliminar la violencia contra la mujer sigue siendo una cuestión de justicia social.

Todos los grupos, salvo Vox, condenan la violencia contra las mujeres en una...
Comentarios