martes. 29.11.2022
ACTUALIDAD QRONICA

Justicia: una afilada representación de la Cataluña reciente

El dramaturgo Guillem Clua ha sido galardonado con el premio Nacional de Literatura Dramática gracias a su última producción teatral.

Justicia (2020) se comporta como ese tipo de obras en las que, a semejanza de un intricado rompecabezas, sus piezas encajan de un modo inteligente y genuino, dando lugar a una historia digna del recuerdo.


Para este caso en concreto, el joven Guillem Clua (Barcelona, 1973), su autor, se ha arrojado la responsabilidad de reconstruir el relato sentimental de la Cataluña contemporánea mediante una perspectiva fresca y crítica, abarcando desde la finalización de la Guerra Civil hasta los más recientes casos de corrupción de Banca Catalana. 


No es la primera obra en la que el dramaturgo toma contacto con cuestiones estrictamente sociales o políticas.


Abordar temas de candente actualidad es una tradición que el escritor ya inició con El sabor de las cenizas (2006) o La golondrina (2017).


No obstante, previamente a su incursión en el ámbito de la cosa pública, Clua ya gozaba de cierto predicamento gracias a Invisibles o La piel en llamas, ambas piezas merecedoras del Premio Ciudad de Alcoy de Teatro en 2002 y 2004 respectivamente.


En esa misma línea, con Justicia, Clua se ha erigido como joven promesa del teatro español al obtener este 2020 el Premio Nacional de Literatura Dramática otorgado por el Ministerio de Cultura.


El jurado, presidido por María José Gálvez Salvador, ha dado como ganadora a la citada producción «por su ambición dramatúrgica y poética, por la riqueza de los registros lingüísticos utilizados, así como por la complejidad de su trama, que presenta un retrato intergeneracional muy afilado de la burguesía barcelonesa […]».

La obra relata las vivencias de un retirado juez –interpretado por el veterano actor Josep Maria Pou– que, en el otoño de su vida, hace balance sobre el cuestionable legado dejado tras de sí.


Introduciéndonos en la vida cultural de una sociedad enclaustrada en su propia desidia, el espectador revisitará espacios comunes ya conocidos a través de una minuciosa e incisiva disección que no dejará títere con cabeza y que nos permitirá ahondar en los aspectos más oscuros de la historia española reciente.

Justicia: una afilada representación de la Cataluña reciente
Comentarios