sábado. 03.12.2022
OBESIDAD Y EJERCICIO

Adolescentes de hoy, la generación obesa

La OMS ha publicado un estudio en el que se revelan que el 80% de los jóvenes del mundo no ha el ejercicio mínimo recomendado. En España, los datos solo mejoran hasta el 76%. Son datos que se relacionan con la epidemia de obesidad entre adolescentes de 11 a 17 años, que no realizan acciones tan básicas como caminar hasta el colegio o jugar a la pelota con los amigos en el parque. Ante estos datos, muchos ceutíes preguntarían, ¿qué parque?

Los expertos llevan ya tiempo advirtiendo de que los jóvenes no hacen todo el ejercicio físico que deberían. Ahora tenemos la confirmación: el 80% de los adolescentes de entre 11 y 17 años de todo el mundo no realizan la actividad diaria mínima para estar saludables. Y los especialistas no hablan solo de hacer deporte, sino de acciones tan básicas como caminar hasta el colegio o jugar a la pelota con los amigos en el parque. Los estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS) hablan de una hora diaria de movimiento. Estos datos adquieren ahora una nueva relevancia, si tenemos en cuenta la epidemia de obesidad que ha alcanzado a prácticamente todos los países del mundo.

 

En España un 76,6% de los jóvenes es sedentario, y estos hábitos van a hacer que los niños tengan peor salud respiratoria, cardiovascular, peor calidad en los huesos y menos probabilidades de mantenerse en un peso recomendable.

En este aspecto, la brecha de género es muy llamativa en muchos países. En el total mundial, un 78% de los varones jóvenes es sedentario, frente a un 85% en el caso de las chicas. En España, esta brecha es de 14 puntos: el 69,8 de los varones no hace el ejercicio mínimo, frente al 83,8% de las adolescentes.

 

Los expertos apuntan a la vida delante de una pantalla como el principal de los problemas. Las personas duermen menos, pasan más tiempo en una silla, conducen más y hacen menos ejercicio, pero sería absurdo achacar el 100% de la culpa a los móviles y las tabletas, dado que hace 15 años algunos resultados no eran mucho mejores.

 

Es una mezcla de factores, que por ejemplo, en el caso de Ceuta, también tiene en cuenta que existen pocos recursos e instalaciones como parques donde practicar actividades físicas y los colegios cierran sus puertas para realizar actividades fuera de horario escolar. O solo dar dos clases de “gimnasia” a la semana, en la mayoría de los casos sin docentes de la especialidad creando muy poca conciencia de la importancia de la asignatura.

 

Los expertos apuntan a que los efectos de estas cifras ya están aquí. “Estamos viendo una epidemia de obesidad que no se ha visto nunca, si para conseguir que estén tranquilos en la mesa les sacamos la tablet, es lo que demandarán cuando crezcan un niño con sobrepeso será un adolescente con sobrepeso"

 

Para corregir esta conducta la solución parte por educar en comunidad tanto la familiar como la educativa.

Adolescentes de hoy, la generación obesa
Comentarios