sábado. 26.11.2022
EN IMÁGENES

Criaderos ilegales, inacción de las autoridades e irresponsabilidad, las causas detrás de la ola de abandono de animales

Ceuta ha vivido en las últimas semanas una nueva oleada de abandono de animales. A los habituales abandonos de camadas de gatos, el mes de julio ha dejado, además, el de cerca de medio centenar de perros, en su mayor parte cachorros, en lugares tan dispares como las puertas del polifuncional de la Policía Local, las de la protectora, o la zona de la Almadraba. Una oleada de abandonos que quienes trabajan de forma habitual con estos animales señalan que no tiene solo una causa, sino que es fruto de diversos factores que tratamos de analizar en la siguiente información.

El pasado 24 de julio, 10 cachorros de Malinois eran abandonados a las puertas de la Protectora de Animales, apenas un día antes, otros tres aparecían a las puertas del cuartel de la Policía Local. Estos últimos habían sido abandonados con el cordón umbilical y la placenta. Ninguno de ellos logró sobrevivir hasta el día siguiente.

En 24 horas, un total de 13 cachorros abandonados, son solo una pequeña parte del en torno a medio centenar que han sido dejados durante el mes de julio, según las cifras que manejan quienes trabajan día a día con estos animales y que asisten, frustrados, a una oleada de abandonos que puede acabar generando no pocos problemas en el futuro, entre ellos la presencia de perros salvajes en diversas zonas de la ciudad. Pero antes de llegar a las conclusiones, lo mejor es comenzar por el principio, por las causas que acaban culminando en estos abandonos.

Tal y como señala Andrea Ruiz Buscató, portavoz de Soy Tu Voz, no hay una sola causa, sino que es un cúmulo de factores, desde la crianza ilegal, “hay muchos criaderos ilegales en Ceuta – señala – sabemos más o menos donde están ubicados y cuando empiezan a tener muchos cachorros, a los que no saben como dar salida, se descontrola la cantidad de animales con los que cuentan y acaban abandonándolos”, hasta la irresponsabilidad de quienes abandonan a sus mascotas porque “llega el verano, ya no quieren tener al animal, quieren viajar y el animal les sobra”, pasando por la falta de consecuencias para quien incurre en estos comportamientos porque “no hay ningún tipo de represalia, por más que se denuncia, que la administración tiene conocimiento, nadie denuncia ni actúa”.

Rocío Ríos, tesorera de la Protectora de Animales, abunda en estos factores, comenzando por la crianza ilegal e insistiendo en lo expresado por la portavoz de Soy Tu Voz, poniendo el foco, además, de una de las características de los animales abandonados este mes de julio, su raza, Malinois, y su sexo, casi todos machos. Estas condiciones no son casualidad, señala Ríos, “el macho genera menos beneficios que la hembra”, explica, “cada hembra da 6 perros por camada, eso implica dinero en bruto, mientras que quien pone el macho a veces ni siquiera cobra”. Además, insiste, en muchas ocasiones es “más fácil colocar a una hembra”. Respecto a la raza, señala, a lo largo de los últimos años se han dado diferentes modas, seguidas de sus oleadas de abandonos, “primero fueron los pitbull, luego los akitas, hemos tenido pastores del Cáucaso y, ahora, los malinois”. En muchos de estos casos, recuerda, se trata de perros con mucho instinto, que deben ser educados y adiestrados para no incurrir en riesgos y evitar situaciones potencialmente peligrosas.

Estos abandonos, además, pueden acabar derivando, como relatábamos al principio, en la aparición de perros salvajes en diversas zonas de la ciudad, pero también en un problema de salud pública y aquí entra en juego el segundo de los factores: la inacción de administración. En este sentido, subraya Ruiz Buscató, el primero problema pasa por la recogida de los animales que se encuentran en la calle, “no hay recogida de animales, ni siquiera para lo que recoge el pliego de condiciones, que son aquellos animales que se encuentran enfermos o son potencialmente peligrosos. Se les ha llamado y se han negado a recogerlos, en muchas ocasiones los hemos tenido que recoger nosotras”. “Se excusan para no recogerlos en que no hay sitio en la perrera y dicen que priorizan casos urgentes pero ¿cómo van a priorizar si ni siquiera se personan allí para saberlo?”.

La tesorera de la protectora, Rocío Ríos, insiste además en el problema de salud pública que pueden generar estas situaciones “hemos tenido un foco de rabia y podíamos haber tenido un verdadero problema de salud pública”. Tal y como ha recordado, el animal enfermó “se paseó por las calles de la ciudad y podía haber estado en contacto con otros animales, tanto otros perros como gatos abandonados, y generar nuevos contagios”. Para Rocío Ríos no es comprensible que habiendo sufrido “un susto el año pasado”, sigamos “dejando a los animales en la calle y menos a los enfermos”.

Otro de los problemas, señala Ríos, es “la falta de conocimiento por parte de las autoridades de los protocolos a seguir”. Esta misma semana, explica, acudían a la Policía Nacional a denunciar el abandono de un perro a las puertas de la Protectora de Animales y “la Policía no entendía qué era lo que queríamos denunciar”, finalmente, “teníamos que ir al Seprona, que sí nos recogía la denuncia” pero si el abandono se ha producido en espacio competencial de la Policía Nacional es allí donde se debe presentar la denuncia, explica Ríos. Este tipo de circunstancias acaban echando para atrás a quienes tratan de denunciar este tipo de comportamientos, o situaciones de maltrato animal, ya que, además, el proceso burocrático es muy lento. Para denunciar una situación de maltrato, por ejemplo, explica Ríos, “tiene que denunciar el testigo de la misma, y hay gente que no se quiere meter en problemas, que no quiere que se sepa que han sido ellos quienes han denunciado. Si finalmente se anima a denunciar, y manda fotos o vídeos que prueban la situación, pasan entre 15 días o un mes antes de que se persone en la zona la Policía o la Guardia Civil”, esto provoca que, en muchos casos “cuando van, el perro ya no está, lo han movido de sitio y no se puede hacer nada”.

El tercero de los factores es la irresponsabilidad ciudadana. Una situación que se percibe de forma muy clara en lo que se refiere a los gatos. Algo que, alerta Ruiz Buscató, “está a la orden del día”, señalando que “estamos tan acostumbrados a ver gatos por la calle que no nos damos cuenta de la cantidad de abandonos que hay”. Con los datos en la mano, explica, hay en torno a 7.000 gatos callejeros en Ceuta, a esto se suma que “mucha gente tiene a sus gatos sin identificar y los dejan salir a la calle sin esterilizar, si la hembra vuelve preñada, puede tener hasta 9 o 10 cachorros y los abandonan”. Quienes no los abandonan, señala, “los regala y se reproduce el mismo comportamiento”, “es un problema de falta de responsabilidad y compromiso”. Un argumento que respalda Rocío Ríos que insiste, además, en que “legalmente tienes la obligación de identificar” a los animales de compañía pero “mucha gente no lo hace”. “Es cierto que la obligación es chiparlo y vacunarlo pero, a no ser que intervenga la Policía y solicite los papeles del animal, en la práctica no pasa nada a quienes no lo hacen”.

Respecto a las soluciones, ambas coinciden que pasan por la intervención de la administración. Ruiz Buscató considera que “tendría que intervenir la ciudad pero dice que los veterinarios están de baja y están saturados, en ese caso tendrán que contratar a otros y hacer lo que se tenga que hacer para poder actuar”. Igualmente, señala, “no es normal que el propio consejero tenga conocimiento de lo que está sucediendo y no se haga ningún tipo de actuación”.

 

Para la portavoz de Soy Tu Voz, ha llegado el momento de que se comience a actuar por la vía judicial, que todo el que sepa quién ha abandonado un animal, denuncie y que se aplique la ley, que haya consecuencias económicas porque “la gente solo aprende cuando le tocan el bolsillo”.

 

Sanidad insiste en que hace “un enorme esfuerzo” en esta materia

 

Desde el Gobierno de la Ciudad, a preguntas de este medio, se ha indicado que la Consejería de Sanidad, Consumo y Gobernación ha realizado un enorme esfuerzo para incrementar la capacidad de acogida de perros. Así, han explicado, el pasado año licitó un contrato supersimplificado, adjudicado a Canisfam, para contar con 16 chelines, al que se sumó otro más, debido al foco de rabia detectado, de 8 chelines. De cara a este año, han señalado, la misma Consejería tiene previsto licitar un nuevo contrato supersimplicado para incrementar la capacidad de acogida con 4 chelines más, es decir, con estos dos procedimientos se contaría con 28 chelines en total, a lo que se suman los 17 que mantiene el centro zoosanitario, es decir, la perrera de la Ciudad.

En lo que se refiere a la recogida, han subrayado, Sanidad mantiene un contrato con Ecoservicios para la recogida urgente de animales (fuera del horario habitual) que incluye alojamiento canino, con 12 chelines en total, y que fue adjudicado el pasado mes de abril.

 

Unos recursos que, a la vista de lo explicado por los animalistas a lo largo de este reportaje, no son suficientes para atender la cantidad de abandonos que se están viviendo en la ciudad a lo largo de las últimas semanas.

 

Finalmente, sobre el abandono y la crianza ilegal e indiscriminada, la Consejería de Sanidad, Consumo y Gobernación reitera que “es necesario, en primer lugar, concienciar a la población puesto que, de lo contrario, cualquier esfuerzo que pueda realizarse por parte de las administraciones será insuficiente”. Además, desde la Consejería que dirige Alberto Gaitán se ha señalado que se está incrementando la colaboración con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en aquellos casos de denuncias de maltrato animal, un asunto sobre el que se llevan a cabo inspecciones para comprobar los hechos que se remiten en las denuncias y garantizar la protección de los animales. “Estas acciones – han insistido - pueden conllevar diferentes consecuencias, ya sea la retirada del animal, o multas, dependiendo de la gravedad del caso”.

Criaderos ilegales, inacción de las autoridades e irresponsabilidad, las causas detrás...
Comentarios