martes. 28.03.2023
OPERACIÓN POLICIAL

Desarticulada una trama de compraventa de armas y fabricación de munición destinadas al narcotráfico

Desarticulada una trama especializada en la compraventa de armas y la fabricación ilegal de munición en Jaén. Parte de las armas de fuego y municiones iban destinadas a las organizaciones de narcotráfico que operan en el Campo de Gibraltar. Se ha detenido a tres personas y se han incautado 21 armas de fuego, más de 7.800 cartuchos metálicos de diferentes calibres, 12 kg. de pólvora, silenciadores y ocho chalecos antibalas, entre otros efectos.También se han intervenido más de 3.000 kilogramos de gases prohibidos de efecto invernadero

Las armas intervenidas durante la operación
Las armas intervenidas durante la operación

La Policía Nacional y la Guardia Civil, en el marco de la denominada operación BOTIJO-BUTKUS, han desmantelado una trama delictiva asentada en la provincia de Jaén, dedicada a la fabricación ilícita y tráfico de municiones y armas de fuego, con destino a las organizaciones criminales del Campo de Gibraltar y el sur de España.

En el marco de la operación BUTKUS llevada a cabo por el Grupo de Respuesta Especial contra el Crimen Organizado (GRECO) del Campo de Gibraltar de la Policía Nacional los agentes estaban investigando a un individuo de Jaén. Sospechaban que esta persona estaba suministrando armas y municiones a varias organizaciones de narcotráfico que estarían operando en esa zona, siendo el origen de algunas de las armas empleadas en varios ajustes de cuentas y enfrentamientos armados entre organizaciones rivales para el control del territorio, el robo de alijos de estupefacientes en los denominados “vuelcos” o la protección de las denominadas “guarderías” donde almacenan y ocultan tales sustancias.

Paralelamente, en una investigación de la Guardia Civil iniciada en abril del 2022, en la primera fase de la operación BOTIJO, especialistas en tráfico de armas de la Jefatura de Información (UCE3) detuvieron en Madrid a una persona que, desde hacía años, se dedicaba a traficar con municiones de diferentes calibres, incluida munición de guerra. Para ello, utilizaba diferentes plataformas de internet y sistemas de comunicación privados.

Durante los registros practicados en los domicilios vinculados a este detenido, en las provincias de Madrid y Cáceres, se intervinieron cinco armas de fuego y más de 6.700 cartuchos metálicos de diferentes calibres que este individuo poseía preordenados a su tráfico ilícito.

El análisis de las evidencias intervenidas durante esa primera fase permitió la identificación, por la Guardia Civil, de varios compradores ilegales de munición al primer detenido, entre los que destacaba, por la cantidad y clase de municiones adquiridas, el individuo que también estaba siendo investigado por la Policía Nacional en el marco de la operación BUTKUS residente en la provincia de Jaén con antecedentes policiales por tráfico de drogas. Esto hizo sospechar a los investigadores que las municiones adquiridas estaban siendo destinadas a su posterior tráfico ilícito o al uso en armas ilegales que el mismo tenía.

Coordinación de ambas investigaciones a través del CITCO

A través de los mecanismos de coordinación del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) se coordinaron ambas investigaciones, iniciándose una operación conjunta sobre este individuo entre ambos cuerpos policiales. 

La investigación conjunta permitió averiguar que el investigado se dedicaba a fabricar ilegalmente grandes cantidades de munición, calibres de armas cortas y de armas de guerra, como el calibre 7,62x39 utilizado por los fusiles de asalto AK47. Esta munición era posteriormente vendida ilegalmente junto con las armas y otros complementos, como cargadores de alta capacidad para pistolas, los cuales están totalmente prohibidos a particulares o incluso chalecos antibalas.

Los agentes acreditaron que la esposa de este hombre, además de estar al corriente de sus actividades ilícitas, colaboraba con él en las mismas. 

Asimismo, se identificó a un tercer individuo, también residente en Jaén, que hacía de intermediario para suministrarle armas de fuego ilegal, que a su vez el principal investigado revendía a terceras personas tanto de la propia provincia como del sur de España.

El pasado mes de enero y tras haber localizado los lugares donde los investigados ocultaban las armas, se procedió a la detención de estas tres personas y se realizaron dos entradas y registros en las que se intervinieron los siguientes efectos: 

21 armas de fuego.
7.846 cartuchos metálicos de diferentes calibres (9mm parabellum, 7,65 mm., 44 magnum, 45, 38 especial, 380 auto., 6,35 mm., etc.)
Ocho chalecos antibala.
Un silenciador.
Dos armazones de pistolas Glock con sus números de serie borrados.
35 cargadores de alta capacidad, la mayoría para pistolas Glock.
12,5 kg de pólvora, 10.400 pistones o cebadores, 10.250 vainas y 1250 proyectiles para la fabricación ilegal de muñón.
16. 445€ en metálico.
Un taller clandestino de fabricación ilegal de munición dotado de prensa de recarga, empistonadora, y varios sets de DIEs para la fabricación ilegal de cartuchería metálica de calibres de arma corta y arma larga, incluidos los calibres que utilizan los subfusiles tipo VZ-61 (Scorpio) y los fusiles de asalto tipo AK47 – Kalashnikov, que por su reducido tamaño y potencia de fuego son las armas más utilizadas por las organizaciones criminales.

Además a uno de los detenidos también se le intervinieron más de 300 botellas de gas refrigerante de efecto invernadero para su comercio ilegal, con unos 3.000 kg. de gas valorados en más de 180.000 euros. Este tipo de gas está prohibido por dañar la capa de ozono. A este mismo detenido, también se le descubrió en su domicilio una “granja” para el minado de criptomonedas. Este tipo de graja necesita de una ingente cantidad de energía eléctrica por lo que el detenido había realizado un enganche ilegal a la red para defraudar el fluido eléctrico.

A los detenidos se les imputan los delitos de tráfico de armas, fabricación ilegal de munición, tráfico y depósito de municiones, depósito de explosivos, contra el medio ambiente, contrabando por gases prohibidos y defraudación del fluido eléctrico.

La operación conjunta ha impedido que el elevado número de municiones y armas incautadas llegaran a manos de organizaciones criminales o pudieran ser utilizadas por las mismas, con las consecuencias imprevisibles y graves que ello pudiera haber conllevado para la seguridad ciudadana. Precisamente las vinculaciones entre el tráfico de armas y el crimen organizado, especialmente el narcotráfico, hacen que la lucha contra esta amenaza sea una de las prioridades tanto de la Estrategia de Seguridad nacional como del actual Ciclo Político de la Unión Europea.

La operación ha sido desarrollada por los agentes de Policía Nacional pertenecientes al Grupo de Respuesta Especial para el Crimen Organizado (GRECO) del Campo de Gibraltar junto con la Jefatura de Información (UCE 3) de la Guardia Civil.

Desarticulada una trama de compraventa de armas y fabricación de munición destinadas al...
Comentarios