lunes. 05.12.2022
PLAYAS

¿Playa en noviembre? El verano se resiste a abandonar la ciudad

El verano se resiste a abandonar Ceuta. No es que lo diga la que escribe, es lo que demuestran los ceutíes que este domingo han disfrutado del sol en las playas de la ciudad y si no nos creen, observen las imágenes que ilustran esta información

La playa de la Ribera este domingo / Laura Ortiz
La playa de la Ribera este domingo / Laura Ortiz

Domingo, 6 de noviembre, 13.15 de la tarde. El que ven en la imagen que encabeza esta información es el estado de la playa de la Ribera. No es el aspecto que presenta en los días álgidos del verano pero, si ustedes pasean habitualmente por la zona, sí saben que es el aspecto que presenta la playa en algunos días de mayo, justo antes de que se preparen todos los servicios para el inicio de la temporada. No habría nada que decir, salvo por una circunstancia a tener en cuenta: es NOVIEMBRE.

playa 2
La playa de la Ribera este domingo / Laura Ortiz

Noviembre, ese mes en el que de forma habitual el frío comienza a coger forma, el mes de sacar el abrigo, el mes de los nórdicos en la cama y las primeras estufas... y, sin embargo, el verano de 2022 parecer querer seguir muy presente, alargarse hasta que prácticamente las luces de Navidad estén encendidas (recuerden que, de forma habitual suelen estar operativas desde el último fin de semana de este mes, en apenas 20 días).

Y es que, si bien en cuanto se va el sol el fresquete comienza a hacerse notar, este mediodía Ceuta ha vuelto a alcanzar los 23 grados, unas temperaturas más propias de la primavera que del otoño en que nos encontramos inmersos. Las consecuencias son inevitables, desde alergias primaverales que resurgen en pleno mes de noviembre, a resfriados de quienes se confían al sol y se quedan helados cuando pasan a la sombra.

La playa de la Ribera este domingo / Laura Ortiz
La playa de la Ribera este domingo / Laura Ortiz

Entretanto, Ceuta ha vuelto a dejar una imagen espectacular en este domingo de poniente: la de su gente disfrutando de la playa, la del paisaje claro, la de la península tan cerca que uno piensa que la puede tocar con la mano. Es cierto que, llegados a este punto de otoño, una quiere más sacar el abrigo que ponerse el bikini pero imágenes como las que acompañan a esta información ponen de relieve, una vez más, que los ceutíes vivimos en el paraiso.

¿Playa en noviembre? El verano se resiste a abandonar la ciudad
Comentarios