sábado. 13.07.2024

Cuando el punto de partida es la exclusión

Vista del Príncipe desde el Hospital Universitario / Archivo
Vista del Príncipe desde el Hospital Universitario / Archivo

Realizando un diagnóstico exhaustivo de lo que está sucediendo en la barriada del Príncipe Alfonso, es fundamental comprender los problemas que afectan a nuestras policías en este entorno hostil para ellos, con falta de recursos, la baja moral de los agentes, mala gestión y deficiencias en la formación.

Se debería comenzar realizando un estudio profundo que involucrase a diversos actores, los propios policías, los vecinos, la barriada, representantes de las localidades locales y organizaciones de la sociedad civil. Es necesario y a la vez esencial garantizar que los agentes de policía cuenten con las condiciones laborales necesarias para desempeñar sus funciones de forma efectiva y segura, no siendo este el caso, lo cual implicaría aspectos como un salario digno y competitivo, unas condiciones de trabajo seguras y saludables, un acceso a la formación y equipamiento necesario, oportunidades de desarrollarse profesionalmente y un buen ambiente laboral.

Para que esto suceda, hay que fortalecer la gestión policial a través de directrices transparentes, eficientes y responsables, establecer un sistema de rendición de cuentas claro y efectivo, fomentar la participación de estos profesionales en las tomas de decisiones, evaluar periódicamente el desempeño de sus funciones y realizar los ajustes necesarios. Otro punto muy relevante es el de mejorar la relación entre policía y comunidad, generando confianza y colaboración, promover el respeto mutuo y la comprensión del trabajo tan importante que realizan estos agentes.

Este problema no es solo de índole policial, la delincuencia y los problemas de seguridad pública en la barriada a menudo están relacionados con factores sociales más amplios, como son la pobreza, la falta de oportunidades, la exclusión social y la marginación por parte de los propios políticos. Es capital que la Delegación del Gobierno colabore con otras instituciones y organizaciones para poder abordar estas causas de manera integral y efectiva, incluyendo iniciativas en áreas como la educación, el empleo, la vivienda y el desarrollo comunitario.

Invertir mucho más en prevención del delito es crucial para poder reducir la delincuencia y mejorar la seguridad en esta barriada. Delegación del Gobierno debe invertir en programas de prevención dirigidos a los jóvenes y otros grupos vulnerables, abordando las causas sociales del delito, promoviendo valores como la convivencia pacífica. Es fundamental mantener a la ciudadanía informada sobre los esfuerzos que se están realizando para solucionar los problemas de la policía en la propia barriada.

No existe una fórmula exacta, pero siendo pacientes y perseverantes se lograrán avances con los ajustes necesarios en las estrategias y programas que se puedan ir implementando. No debemos olvidar que existe una desconfianza y resentimiento históricos por falta de comunicación y diálogo durante muchísimos años, dando lugar a una brecha de comunicación entre los vecinos y la policía, existe una percepción respecto a que la autoridad competente no escucha a la comunidad, dando una sensación de discriminación por parte de las Fuerzas y el orden, debido a que se realizan registros corporales o detenciones aleatorias con mayor frecuencia en esta zona. Esta sensación ha generado rencor y rechazo hacia la policía.

José Antonio Carbonell

Cuando el punto de partida es la exclusión