sábado. 03.12.2022

Demasiado

Carlos Saura
Carlos Saura

Carlos Saura, para los que no lo conozcan de nada por generación, es uno de los mitos vivos del cine español. Recibirá con este premio a toda una trayectoria el reconocimiento de la Academia de Cine el próximo 11 de febrero en Sevilla.

El cineasta aragonés (Huesca, 1932) tiene una dilatadísima trayectoria de más de seis décadas; en todos estos años de profesión el artista ha luchado contra la censura, sorteándola en no pocas ocasiones, una bonita relación laboral y de amistad con el gran José Luis López Vázquez, una relación sentimental con Geraldine Chaplin y muchos otros momentos intensos aparte de su filmografía, vital para la historia de esto del cine en nuestro país.

Claro y notable seguidor de la concepción fílmica de Luis Buñuel, Saura es firmante de obras como Elisa vida mía (1977), Los ojos vendados (1978) y Mamá cumple 100 años (1979). Cría cuervos (1976) es una de sus obras cumbre, protagonizada por la citada Geraldine Chaplin y Ana Torrent, y que ganó en el Festival de Cannes con el Premio Especial del Jurado. Más adelante llegaría la preciosista trilogía musical en colaboración con Antonio Gades, formada por Bodas de sangre (1981), Carmen (1983), premiada en Cannes, y El amor brujo (1986).

No creo que haya demasiada duda de que el director, a sus 90 años, ya se viene mereciendo desde hace tiempo este reconocimiento a su aportación, clave no sólo en el cine español, sino en el aspecto sociocultural del país. Lo que sí puede resultar algo a debate, aunque más vale tarde, por supuesto, es el hecho de haber esperado a que el protagonista del reconocimiento tenga 90 años para otorgarle un premio que se merece hace mucho, demasiado. Se trata del director español más veterano en activo y uno de los nombres fundamentales del cine en el panorama nacional e internacional del siglo XX.

No me entiendan mal, no es cuestión de criticar el que se lo den ahora, bien está y peor sería no dárselo, nada hay que reprochar a la Academia este año ni a su director, Fernando Méndez-Leite, cuyas palabras han considerado este goya “un acto de justicia poética para celebrar el talento de uno de nuestros cineastas más ilustres” y ha destacado igualmente la “personal visión de España” que ha ofrecido en todas y cada una de sus películas.

Me pregunto si en 37 ediciones de la Gala de los Goya que llevamos, no ha habido realmente hasta ahora un momento anterior en cualquiera de estos años para darle más lozano a este autor su premio. Eso sí, no por anciano se lo merece menos, no por tener avanzada edad ha dejado a día de hoy de estar en activo, pero lo que es cierto es que a estas alturas serán muchos los espectadores o aficionados al cine que no reconozcan su cara cuando salga a recogerlo. Porque muy probablemente hemos llegado tarde. Justamente, pero tarde. En cualquiera de los casos, muchas felicidades y que lo disfrute con mucha salud, maestro.

JUAN CARRASCO DE LAS HERAS → [email protected]

Demasiado
Comentarios