lunes. 26.09.2022

La familia permanece

Downton Abbey: una nueva era

 

Dirección: Simon Curtis. Año: 2022. País: Reino Unido. Duración: 125 min. Título original: Downton Abbey: A New Era. Género: Drama. Drama de época. Secuela. Años 30. Intérpretes: Hugh Bonneville, Michelle Dockery, Maggie Smith, Imelda Staunton, Dominic West, Hugh Dancy, Laura Haddock, Nathalie Baye, Tuppence Middleton, Elizabeth McGovern, Allen Leech, Joanne Froggatt, Samantha Bond, Laura Carmichael, Raquel Cassidy, Sophie McShera, Penelope Wilton, Rob James-Collier, Phyllis Logan, Jim Carter, Brendan Coyle, Lesley Nicol, Jonathan Coy, Kevin Doyle, Michael Fox, Sue Johnston, Harry Hadden-Paton, David Robb, Dave Simon, Douglas Reith, Jonathan Zaccaï, Georgie Banks, Nick Owenford. Guion: Julian Fellowes. Personajes: Julian Fellowes. Música: John Lunn. Fotografía: Andrew Dunn. Productora: Carnival Film & Television, Universal Pictures. Distribuidora: Focus Features. Estreno en España: 29 de abril 2022.

 

La exitosa, aclamada y premiadísima serie de Downton Abbey dejó de emitirse tras 6 temporadas allá por 2015, cuando poseía una legión de seguidores en todo el mundo del “fenómeno folletín aristocrático” que puso de moda su argumento, y que quedaron huérfanos de sus ácidos diálogos, sus tramas snobs, sus frases relamidas y los personajes bien trazados e interpretados con solidez. Es por ello que se evidenciaba que el producto, al menos para los fans, daba para más, y el formato televisivo por capítulos se amplió cuatro años después, en 2019, con una película de cine que, nunca mejor dicho, venía a poner el broche de oro. Pero aunque sí de oro, resultó no ser un broche en lo que a colofón se refiere, porque se acaba de estrenar una segunda cinta cinematográfica que hará felices a los seguidores (cada vez menos, como es lógico por el paso del tiempo), que no se resiente en interés, pero que desconcierta, puesto que si la cosa no daba para más, ya van dos largometrajes, y bien largos, en un formato distinto que hace que tenga el respetable que ir siguiéndole la pista al producto. Y el caso es que no puede decirse que se trate de la típica película para quitar el gusanillo de la ausencia, pero que no resulta imprescindible para la historia, y que si te la saltas no te pierdes gran cosa, puesto que el proyecto no pierde su esencia y es un capítulo más, pero más largo y en el cine, y no anda precisamente escaso de sucesos de importancia para el devenir de la familia Crowley. Y no exagero en absoluto, que como dirían ellos, es de mala educación; al final sonadísimo de la película me remito sin hacer spoiler…

Afortunadamente para el espectador, la anciana abuela de la familia, la condesa Violet, es parte más que protagonista en el argumento, puesto que sale a la luz una misteriosa herencia que le llega desde el sur de Francia, nada menos, y que tendrán que tratar con máxima delicadeza. En paralelo a esta trama, un cineasta obtiene el permiso de Mary para rodar una película en Downton Abbey, lo nunca visto, e imagínense el revuelo que se monta en el gallinero que existe entre toda la tropa de sirvientes que habitan el esplendoroso caserón

Y sí, cosas pasan, no se las pierdan si han sido en mayor o menor medida seguidores de la trayectoria de esta familia aristocrática y la troupe que acarrea detrás, y es de sentido común añadir que si no sabe usted de qué va la cosa, no empiece la casa por el tejado y se moleste en ver una película cimentada en numerosas referencias a historietas pasadas que le dejarán con la sensación de saber que se escapan muchas cosas y con gran dificultad para empatizar con personajes y situaciones.

Elegante, ligera, divertida, como siempre, algo más lúcida que su predecesora como novedad, desconcertantemente cinematográfica como nunca.

 

PUNTUACIÓN: 7

 

JUAN CARRASCO DE LAS HERAS → [email protected]

La familia permanece
Comentarios