martes. 07.02.2023

Malos presagios

Cielo de medianoche Dirección: George Clooney. Año: 2020. País: USA. Duración: 118 min. Género: Ciencia ficción. Drama. Futuro postapocalíptico. Aventura espacial. Distopía. Intérpretes: George Clooney, Felicity Jones, David Oyelowo, Demian Bichir, Kyle Chandler, Tiffany Boone, Caoilinn Springall, Ethan Peck, Lilja Nótt Þórarinsdóttir, Tia Bannon, Sophie Rundle, Tim Russ, Miriam Shor, Jill Buchanan, Kishore Bhatt, Bharat Mistri, Natasha Jenssen, Olivia Noyce, Edan Hayhurst, Atli Oskar Fjalarsson, Grant Crookes. Guion: Mark L. Smith (basado en el libro de Lily Brooks-Dalton). Música: Alexandre Desplat. Fotografía: Martin Ruhe. Productora: Anonymous Content, Netflix, Syndicate Entertainment, Smoke House Pictures, Truenorth Productions (Con la distribución de Netflix). Estreno en España: 11 diciembre 2020.

Damos la bienvenida a un año nuevo tras otro raro de solemnidad. Y lo damos de manera rara, con una propuesta apocalíptica de autor, la visión catastrofista de George Clooney sobre nuestro planeta en un futuro muy cercano. ¡Fake director!, dirá seguramente Donald Trump ofendido por las teorías del realizador y sus progreamiguetes del Eje del Mal (no les digo yo que empezamos raro, quién se imaginaría que se colase este tipo por aquí…).

La película, algo desangelada en su puesta en escena, narra las vicisitudes de un científico en el Ártico, y que trata de contactar con una misión espacial que intenta regresar a la Tierra. El protagonista quiere impedir que los astronautas regresen a su hogar, donde se ha producido una “misteriosa” catástrofe globalizada que impide la vida de las personas.

Además de agorera, seguramente con razón aunque quizá en momento inoportuno, la cinta ubica el interés de su argumento por un lado en la vida de superviviente de este científico, y por otro, el equipo de astronautas y sus planes para volver sin saber nada de aquello que ha ocurrido en su ausencia. Ambas historias deberían seguramente estar más interconectadas, y la sensación de algo deslavazado impregna todo el metraje, que posee una bella puesta en escena con efectos visuales portentosos, y envuelta por atinadas melodías de Alexandre Desplat, consumado especialista en partituras que acompañan al género.

El reparto cumple sin entusiasmar, como el resto de la película, con la salvedad de un Clooney que vuelve a estar mejor como actor que como director, y que regala un personaje decrépito y solitario digno de su capacidad como actor. A buen seguro lo mejor de la propuesta.

Sin embargo, el poder de unas imágenes que quedan en la retina no logra camuflar que la ambiciosa propuesta de Clooney no logra impregnar de emoción al respetable como pretende y la sensación de frialdad y de batiburrillo que no logra centrarse en todo el metraje impera finalmente. Eso sí, el mensaje de fondo de que nos estamos cargando salvajemente el hábitat y de que somos el peor bicho que vive por estos lares, lema que sostiene su protagonista desde hace mucho, activista en temas medioambientales, queda bastante patente. No está de más dar un toque de atención en esta temática como buenamente se pueda…

 

Puntuación: 5

 

    JUAN CARRASCO DE LAS HERAS [email protected]

Malos presagios
Comentarios