miércoles. 07.06.2023

Recapitulando

Que la forma de consumir producto audiovisual ha cambiado es un hecho irrefutable y, probablemente, que no tiene vuelta atrás. La dichosa pandemia lo aceleró todo, pero se trata de un fenómeno, evolutivo o involutivo, según opiniones, que ya llevaba dando señales desde años atrás de tener que encerrarnos en casa y dejar de poder ir al cine, con el consiguiente desplazamiento al sillón de los salones de cada uno.

El gran Quentin Tarantino, que no está en contra de contar historias para la pequeña pantalla, de hecho ahí residirá su futuro profesional inmediato, se mostraba crítico y nostálgico con la forma actual de estrenar y consumir cine. El director se retirará con su décima y última cinta, The Movie Critic, porque según sus propias palabras, ya no le motiva hacer cine. Argumenta el realizador: “¿Qué significa hacer una película hoy en día? ¿Es algo que ves por televisión? ¿Es algo que ves en una pantalla de cine? ¿Y cuánto dura en cartelera? ¿Dos semanas y luego llega directamente a las plataformas?”

Se tratan de unas más que interesantes preguntas lanzadas al aire que tienen más debate que respuesta.

Ejemplo de ese modo de consumo, son las grandes productoras, especialistas en mercadotecnia y que raramente invierten en una película o serie realmente original. Nos encontramos en plena era de las franquicias, que explotan y explotan el producto, en algunos con muy altas cotas de calidad y en otros, bastante menos, y ello hasta que no queda una gota de materia prima y el espectador, o más bien la ausencia de este, lo da por defenestrado (o cómo dejarlo morir sin dignidad).

Recapitulando mientras caminamos por este mismo sendero, nos hacemos eco de los próximos proyectos de HBO para la mítica Juego de tronos, que lo que se dice, volver, no vuelve, pero que tras la La Casa del Dragón, precuela que arrasó en número espectadores, trae otras varias secuelas, o spin-offs, llámense como se quiera, para rellenar el corazón vacío de ávido fan. La segunda temporada de está confirmadísima y comenzará su rodaje esta primavera de 2023.

Jon Nieve, uno de los personajes más populares de la saga, tendrá su serie propia tras los acontecimientos que acabaron la trama de Juego de tronos, y cómo le queda el peso de ser heredero al Trono de Hierro (si a estas alturas alguien no sabe esta noticia que dio la vuelta al mundo, se merece el spoiler por desinformado). Será la primera secuela como tal de la saga.

Posteriormente irán llegando muchos más proyectos, desde el dedicado a “La serpiente Marina”, directamente sacado de La Casa del Dragón como uno de los protagonistas con mayor tirón mediático, hasta la ambientada 1.000 años antes de los eventos de la serie original, que se centrará en una figura clave dentro de la leyenda de Poniente: La fundadora de Dorne, la princesa Nymeria La serie se titulará 10000 barcos. También hay planes para realizar series de animación y una sobre la historia de Aegon el Conquistador, pero esto ya queda más lejos en el horizonte.

Y luego está Marvel. Harina siempre de otro costal. En capilla está ya Guardianes de la galaxia Vol 3, de estreno el 4 de mayo, con una vuelta más hacia este variopinto grupo intergaláctico, políticamente incorrecto pero adaptado a toda la familia, Groot mediante.

Marvel Studios nos lleva a la pequeña (tan pequeña como la tenga cada uno en su casa), las series de Secret Invasion (estreno el 21 de junio), la aventura anti Skrull con Nick Furia, y el spin-off de la popular Echo, también en el verano de 2023. Y la esperada segunda temporada del gran Loki, uno de los héroes-villanos (más bien lo segundo, pero según se tercie) más divertidos de Marvel, también programada para verano, y la película The Marvels, ya para final de año, y un montón más de proyectos para el año que viene que serán analizados en otra ocasión. Show must go on!, pero aún no sabemos a qué precio…

JUAN CARRASCO DE LAS HERAS [email protected]

Recapitulando
Comentarios