jueves. 18.07.2024

Si algún torneo nos hace creer, si algún trofeo despierta los ánimos más optimistas entre la afición de España, ese es la Eurocopa de Naciones. No es para menos, y los datos así lo afirman: de las diez veces que España ha logrado estar en semifinales de algún gran torneo, seis han sido en la Eurocopa.

España no lo va a tener fácil en esta primera fase. Se enfrenta a dos viejos conocidos, Croacia e Italia, y se medirá también a una selección que hasta no hace mucho era una perita en dulce en las clasificaciones. Pero Albania se ha  clasificado por segunda vez de las últimas tres ocasiones para una Eurocopa, y con el ex barcelonista Silvinho en el banquillo practica un fútbol alegre para el espectador... y peligroso para los rivales.

Pero hagamos historia. España afrontará su duocécima participación en la Eurocopa con datos que avalan el optimismo: la selección ha logrado jugar la final en el 36% de las ocasiones que ha disputado el máximo torneo continental. La Roja es, hasta el momento, el único equipo que ha logrado dos Eurocopas de modo consecutivo, en 2008 y 2012. Algo que podría igualar, en este trofeo, nuestro segundo rival: Italia.

El enfrentamiento entre España e Italia es, además, el más repetido de la Eurocopa. Desde 1980, en San Siro y con empate a cero, españoles e italianos se han enfrentado en siete ocasiones. El saldo es favorable para la azzurra, puesto que España solo ganó una vez -en el tiempo reglamentario- a los trasalpinos. Ahora, lo hizo por todo lo alto: el 4-0 de la final de Ucrania y Polonia puede ser, perfectamente, el mejor partido de la historia de la selección nacional. Desde 2008 en adelante, en todos los torneos siempre ha habido al menos un enfrentamiento entre España e Italia. Y además, fraticidas. Salvo el partido inaugural de 2012, con empate a uno, España e Italia se han eliminado mutuamente desde hace 16 años. Los penaltis de cuartos en Suiza y Austria o la citada final de Polonia y Ucrania para los españoles, mientras que los italianos se impusieron con comodidad en Francia 16, por 2-0 y en los penaltis hace tres años, en la Euro 2020 que la pandemia retrasó un año. En las últimas tres Eurocopas, además, se producen enfrentamientos con los croatas. España suma dos victorias y una derrota contra los balcánicos.

La derrota contra Italia del 16 es, además, la más abultada que España ha sufrido en una fase final de la Eurocopa. En tres ocasiones, España perdió por 2-0. Una de ellas, además, especialmente dolorosa: la final de 1984, de la que ahora se cumplen cuarenta años, contra Francia en el Parque de los Príncipes. Los franceses son otro viejo conocido: nos los cruzamos aquel año, posteriormente un empate en 1996 y una derrota en 2000. Luego la primera victoria de España contra Francia en una competición oficial: el 2-0 de Ucrania y Polonia, con dos goles del hoy 'crack' de los banquillos, Xabi Alonso.
 

Eso en cuanto a las derrotas; la victoria más amplia de España es de hace tres años. Aquel 5-0 ante Eslovaquia es la mayor victoria jamás lograda por la seleccción en una fase final. En cuanto a los goles, España tiene en Alemania al máximo goleador de nuestro país en la Eurocopa. Firma uno más que David Villa o Fernando Torres. Y por supuesto, nos apuntamos a que amplíe su lista de seis tantos el bueno de... Álvaro Morata.

Otra cosa a tener en cuenta. No sabemos si Aymeric Laporte y Robin Le Normand estarán al tanto de ello, pero si España gana la Eurocopa tomarían el relevo de Marcos Senna en un curioso apartado: el de ser campeones nacionalizados. Distinto caso es el de Nico Williams (Athletic) o Lamine Yamal (Barcelona). Ambos han nacido en territorio nacional, pero podrían haberse decantado por los países de sus ancestros, Ghana o Marruecos. Sin embargo optaron por jugar con España.

Para el final, dos detalles. Yamal puede ser el jugador más joven en debutar con España en cualquier torneo. Pero es que Jesús Navas puede volver a ser campeón de Europa, atención, doce años después. Sería, para el palaciego, un récord mundial: no hay precedentes de nadie que haya ganado un torneo continental doce años después del primero y catorce después de ser campeón del mundo.

España comienza hoy una nueva andadura en 'su' torneo favorito