miércoles. 01.02.2023
EN VÍDEO

Culmina la Gran Recogida de Alimentos: los voluntarios infantiles y el cambio en el perfil de quien necesita la ayuda, claves

El Banco de Alimentos de Ceuta ha culminado este domingo su Gran Recogida. Durante los últimos tres días, los voluntarios de la entidad han estado presentes en todas las grandes superficies de la ciudad y el balance no puede ser más positivo. Tal y como ha explicado su presidente, Pedro Mariscal, los primeros cálculos indican que superarán la cantidad recaudada en 2019, último año en que esta gran recogida se hizo de forma presencial, es decir, que estarán por encima de los 68.000 kilos de alimentos donados.
Pedro Mariscal, presidente del Banco de Alimentos / Laura Ortiz
Pedro Mariscal, presidente del Banco de Alimentos / Laura Ortiz

El Banco de Alimentos ha culminado su Gran Recogida a las dos de la tarde de este domingo. Lo ha hecho tras tres días de intensa actividad, en los que sus voluntarios han estado presentes en todas las grandes superficies de la ciudad, "desde Hadú hasta Real 90", ha explicado Pedro Mariscal, presidente de la entidad. Una intensa actividad tras dos años en blanco a causa de la pandemia, que impedía que esta gran recogida se realizara de forma presencial durante los años 2020 y 2021, por lo que engrasar la maquinaria este año, ha explicado Mariscal, ha costado un poco más que de forma habitual.

Gran Recogida de Alimentos 2022 / Laura Ortiz
Gran Recogida de Alimentos 2022 / Laura Ortiz

"Al principio estábamos asustados", confiesa Pedro Mariscal, porque de los en torno a 300 voluntarios que trabajan habitualmente en una recogida de este tipo, apenas 100 contestaron afirmativamente a la llamada. Sin embargo, poco a poco, la situación fue normalizándose y la contribución inesperada de los más pequeños ha sido clave. Sí, han leído, bien, los más pequeños. Y es que este año el Banco de Alimentos ha contado con unos voluntarios extraordinarios, alumnos de centros escolares de nuestra ciudad y de entidades infantiles y juveniles, como los scouts o Escuela de Aventureros, que se han sumado a esta cita con la solidaridad logrando, además, grandes contribuciones.

Los voluntarios más pequeños, claves en la Gran Recogida de este año / Laura Ortiz
Los voluntarios más pequeños, claves en la Gran Recogida de este año / Laura Ortiz

Por lo demás, ha explicado Pedro Mariscal, este año se ha optado por una Gran Recogido con un modelo mixto, en el que se ha empleado tanto el método de las líneas de caja, en supermercados como mercadona, y la de la presencia de voluntarios combinada con la primera, como ha sucedido, por ejemplo el Carrefour, hasta donde nos hemos acercado para hablar con el presidente del Banco de Alimentos.

La sonrisa en la cara de Pedro Mariscal delata, además, que el fin de semana y la Gran Recogida han funcionado bien. A pesar de que el viernes parecía que era menos la gente que se animaba a contribuir, durante el resto del fin de semana la respuesta de los ceutíes ha sido, como siempre, la de volcarse. Así, ha explicado, los primeros cálculos indican que se superará la cantidad de comida recogida en 2019, último año en que se realizo esta actividad, cuando se superaron los 68.000 kilos de alimentos.

Voluntarios de la Gran Recogida de Alimentos / Laura Ortiz
Voluntarios de la Gran Recogida de Alimentos / Laura Ortiz

Interpelado sobre qué tipo de personas se acercan a solicitar su ayuda, el presidente del Banco de Alimentos ha destacado que desde el inicio de la pandemia y con las crisis sucesivas que se han venido viviendo no solo en la ciudad sino en el conjunto del país, el perfil de quien requiere la ayuda del Banco de Alimentos ha cambiado de forma considerable. Ahora, ha explicado, son muchas las parejas jóvenes con niños que llaman a su puerta. A ellos les agradece que hayan perdido la vergüenza y que cuenten con ellos como recurso para salir adelante. "El problema - explica Mariscal - es que en muchos casos cobran, pueden tener a lo mejor un salario de 1.200 euros" por lo que no tienen acceso a ayudas de carácter básico. Pese a ello, el incremento de los precios, tanto de los productos básicos como de la vivienda, no les permite salir adelante.

Respecto a los productos más demandados, el presidente del Banco de Alimentos insiste en lo que viene siendo ya una tradición en este tipo de ocasiones: los productos de alimentación infantil. "Un bote de leche de continuación puede costar entre 20 y 25 euros, imagina lo que significa eso semanalmente para una familia". Es por ello que insiste en la necesidad de este tipo de productos y recuerda que pese a que esta es su gran salida a las calles, el Banco de Alimentos siempre está abierto no solo para el que lo necesite, sino también para aquel que quiere ayudar y echar una mano.

Culmina la Gran Recogida de Alimentos: los voluntarios infantiles y el cambio en el...
Comentarios