sábado. 13.07.2024

Las podas agresivas de árboles

Desde principios de 2024, han ido aumentando las quejas por las podas drásticas de árboles en nuestra urbe, estas eliminan gran parte de la copa y las ramas, causando un gran daño a la salud de nuestros árboles por estas podas tan severas, lo único que consiguen es debilitarlos, haciéndolos más propensos a enfermedades y plagas, además afectan a su capacidad de fotosintetizar y absorber el CO2.

Estos pierden de forma agresiva gran parte de su follaje, reduciendo la sombra que proporcionan en las calles y nuestros parques. El impacto en la biodiversidad es brutal debido a que estos árboles son un refugio importante para aves y otros animales, estas podas abusivas lo único que generan es la eliminación de estos hábitats afectando ala la biodiversidad local.

Mientras se da solución a este gran problema debería entrar de forma urgente una moratoria temporal de la poda de árboles como sucedió en febrero de este mismo año, para revisar los criterios y poder garantizar que se están realizando de forma responsable y sostenible, pero  no es el caso. Las autoridades locales deberían ser más transparentes en el proceso de toma de decisiones y seguir trabajando para mejorar la gestión del arbolado urbano de nuestra Ciudad y para que esto pudiese suceder se podrían ir tomando recomendaciones como establecer un plan de gestión de arbolado urbano incluyendo un inventario de los árboles existentes, así como la creación de protocolos claros supervisados por un arborista, que es el profesional idóneo para tomar estas decisiones, fomentar la participación de asociaciones y ciudadanos para la toma de acciones supervisada por el profesional anteriormente citado.

La Administración local debería crear un puesto con el técnico componente para supervisar la poda de árboles, siendo crucial para asegurar un trabajo de calidad que preserve la salud y belleza de los mismos. A la ordenanza actual de podas urbanas que fue aprobada en 2005, se le deberían hacer algunas actualizaciones de mejoras como aclarar responsabilidades delimitando con mayor precisión las responsabilidades de los diferentes actores implicados en la poda urbana, como el Ayuntamiento, las empresas públicas y los propietarios particulares; la actual normativa actual establece criterios generales para la poda, pero podrían detallarse más para garantizar una gestión uniforme y eficiente del arbolado urbano.

Es conveniente la incorporación de nuevas tecnologías como la teledetección o el mapeo digital, para gestionar mucho mejor el arbolado, permitiendo una mejor planificación y seguimiento de las podas y promover la poda sostenible con el uso de técnicas menos agresivas, con la revisión y actualización de los aspectos técnicos y jurídicos de la normativa sobre podas, es necesaria una normativa más clara, específica y actualizada; en resumen, esta actualización o mejora de la ordenanza de podas urbanas, tendría un impacto positivo en la propia gestión en sí. En general, la ausencia de un especialista, como es el caso, del Ayuntamiento de Ceuta, está teniendo un impacto negativo en la salud, la seguridad, la estética y la eficiencia del mantenimiento de los árboles. Por ello recomendaría la contratación de un arborista certificado con mayor conocimiento de la fisiología de los árboles y las mejores prácticas de poda.

En cada árbol hay una lección de vida, solo tenemos que estar dispuestos a recibirla. Pero por mucha teoría, si no se ponen todas estas medidas en marcha, de poco o nada sirven. Siempre lo digo y no me cansaré de hacerlo, necesitamos políticos con vocación y no personajes que no miran más allá de su propio ombligo y que se creen que están en su cortijo haciendo y deshaciendo según les convenga, sin cumplir las propias ordenanzas que ellos mismos crean. O sea, que el egoísmo que tienen es brutal, no piensan en el mundo que van a dejar.

José Antonio Carbonell Buzzian

Las podas agresivas de árboles