jueves. 01.12.2022
FP

A todo motor para construir un vehículo de inercia y tender un puente al futuro

Alumnos del módulo de automoción del Instituto de Enseñanza Secundaria "Almina" trabajan desde prácticamente el inicio del curso en un proyecto ilusionante: construir un vehículo de inercia -sin motor- que les permita participar en el Campeonato de España de la modalidad a celebrar en Burgos durante el próximo año. Ese es el objetivo, pero también visibilizar la Formación Profesional

Una de las frases hechas que más han perdurado en el subconsciente colectivo a la hora de hablar de Educación es aquella de que "meter al niño en FP si no sirve para estudiar". Sin embargo, y aunque todo tópico tiene una base de realidad, no es rigurosamente cierto. En pocos lugares bajo el paraguas de la Dirección Provincial se trabaja, en estos momentos, como en un humilde pero coqueto módulo del IES Almina con leyes de aerodinámica, precisión o fórmulas matemáticas. El motivo: un proyecto que tiene una parte de visibilización de la denostada FP, pero que en cualquier caso añade un plus de motivación a los alumnos. Es la construcción de un vehículo para participar en el Campeonato de España de Vehículos de Inercia. Manuel Maldonado, profesor, lo explica

 

 

Otro tópico: la mecánica es cosa de hombres, un trabajo rudo reservado sólo a la fortaleza física de los varones. De desmontarlo se encarga, con su sola presencia, Nuria Rodríguez: es alumna de un curso superior, y está supervisando el trabajo de los compañeros que la preceden. Tiene muy claro que su condición de mujer no la ha limitado en su vocación de ser mecánica ni sus compañeros la miran de diferente modo.

 

 

El proyecto ilusiona. Suhir Orellana, otro de los alumnos, explica la motivación que tienen por el mismo.

 

 

Maldonado explica que son alumnos –y de ahí lo de la base de realidad del chascarrillo- que en cierto modo no habían encontrado su hueco en la ESO, pero se hallan a gusto en la Formación Profesional. Y que a pesar de que le están dedicando tres o cuatro horas lectivas por la mañana, no faltan las tardes en las que ellos mismos deciden echar un rato extra.

 

 

Más adelante se verá si el equipo del Almina participa o no en esa prueba en Burgos. Financiación, material, medidas de seguridad, desplazamiento son algunos de los temas que decantarán finalmente si tienen o no hueco en la capital burgalesa. Pero en cualquier caso, el camino ya es satisfactorio. Hacer equipo y motivar no tiene premio ni tampoco precio

 

 

A todo motor para construir un vehículo de inercia y tender un puente al futuro
Comentarios