domingo. 14.04.2024

Las razones para esta decisión, en palabras de Martín son una precariedad contra la que no puede seguir luchando. No tenemos lugar de ensayo, no tenemos dónde almacenar el material escénico y ya no sé dónde pedir más favores.

La Compañía de César Martín
La Compañía de César Martín

La Compañía comenzó a funcionar hace 13 años, estrenando la obra La Mujer de Negro, durante los primeros compases del Teatro Auditorio del Revellín. En aquellos momentos contaban con una zona de la planta baja de la Antigua Residencia de la Juventud para trabajar. Un espacio cedido por la Ciudad, que compartían con Conmedia Farsa, otra compañía local que Martín ayudó a fundar. Desde esos momentos la compañía perdió el local de ensayo, debido a que el edificio fue declarado en ruina y se les pidió abandonarlo. Una ruina revocada posteriormente.

La Compañía de César Martín
La Compañía de César Martín

Para poder continuar con la producción de teatro local han contado con la colaboración de muchas personas y organismos, desde la Biblioteca Pública, asociaciones de vecinos como la de Manzanera o Parques de Ceuta, y el Gimnasio Ushiro, entre otros.

Almacenaban sus materiales en el sótano del Revellín. Sin embargo, no pudieron contar con ese espacio durante mucho tiempo, debido a la normativa de riesgo de incendio que no permitía el almacenaje de cierto tipo de materiales, por lo que una parte considerable, tableros y estructuras para componer la escenografía -tuvieron que ser trasladados y posteriormente tirados. Un material que costó tiempo y dinero - unos 3.000 - construir. Esto supuso una enorme pérdida para la compañía, otro golpe más.

El problema de los materiales persiste hasta la fecha, ya que tendrán que deshacerse del mobiliario escénico a final de semana, al no poder continuar con los pagos del alquiler del trastero contratado y dónde pretendían trasladar el resto del material que permanece en el Revellín.

La última función, que estaba prevista para este mes, no puedo realizarse por problemas de agenda y de algunos miembros del reparto, lo que dejó a la Compañía sin ingresos. Habitualmente realizan dos funciones al año de cuyo caché se obtiene la financiación para mantener la compañía en funcionamiento.  Un año sin ingresos ha acabado con los fondos.

v
v

César Martín lamenta el devengo de la situación, y "tras meditarlo mucho" ha decidido dar este paso.

"Aunque parezca mentira que un actor diga esto, no quiero ser dramático, y desde luego no quiero abandonar el teatro, que ha sido mi vida desde hace 27 años, pero vamos cada vez peor, una situación que se deteriora cada vez más desde hace años y ya no sé a quién más pedirle favores para poder continuar. Me gustaría que este adiós solo fuera un hasta luego, pero a día de hoy no lo sé. Ojalá en el futuro no muy lejano cambien las circunstancias y podemos volver, pero como digo, no parece probable"

La Compañía de César Martín
La Compañía de César Martín

El veterano actor y director quiere agradecer a todas las personas que han hecho posible el sueño que fue la Compañía, "desde personas individuales que se han interesado, ayudado como han podido y colaborado en mantener el teatro vivo en nosotros. Tantos que, por no olvidar a ninguno, no voy a decir los nombres, como al personal de Cultura y los Consejeros con los que he trabajado en estos años, que con el tiempo han pasado a ser amigos" Lo único que lamento es que, a pesar del esfuerzo de todos, no hay sido suficiente. Algo parecido ocurrió con la Asociación de Cine de Ceuta, que por falta de medios canceló las muestras de cortos que tuvieron 10 años de vida. "No puedo hablar por las otras compañías de teatro de Ceuta, ojalá sigan adelante, pero tengo la sensación que la producción de cultura local se ha visto mermada estos años, y siendo algo egocéntrico, se va a reducir más ahora que no estamos nosotros. "Mi último agradecimiento es para todos los teatreros, desde actores, técnicos, músicos, tramoyistas, etc... que han sido parte de 'La Compañía de César Martín' y por supuesto del público que año tras año ha acudido a nuestras funciones. No os digo adiós, os digo ¡Hasta la vista!"

 

La compañía de César Martín se disuelve tras 13 años