lunes. 27.05.2024

No es que el españolito medio estuviese muy acostumbrado, antes al contrario, a que nuestro país recibiese mieles allende los Pirineos hace casi siete décadas. A la falta de grandes triunfos deportivos -el mejor deportista de aquella época, Joaquín Blume, se nos mató en un accidente de aviación- sólo parecían resistir las cinco Copas de Europa del Real Madrid y un toledano llamado Federico Martín Bahamontes. Sin embargo, en aquella década de los años cincuenta del pasado siglo se produjo un hecho casi sin precedentes y, por desgracia, sin repetición desde entonces: dos Premios Nobel en apenas tres años. El último, del que ahora se cumplen 65 años, el de Severo Ochoa: último científico patrio reconocido por la Academia hasta la fecha. El primero era para un hijo de un pueblo blanco de la campiña andaluza, donde los burros tien asero y que a lomos de un pollino alcanzó la gloria universal: Juan Ramón Jiménez.

Parte del alumnado asistente/ Daniel Hernández
Parte del alumnado asistente/ Daniel Hernández

De la obra del onubense se sabe, o debería saberse, todo. Y de ello se ha encargado la guitarrista Silvia Nogales, nacida en un lugar tan literario como La Mancha. Ciudad Real, en concreto. "Vamos a hacer un coloquio con ellos en el que vamos a explicar un poco de qué trata el proyecto de las Seis Doncellas. Es un proyecto en el que se fusiona la música con el audiovisual y la la guitarra y es una biografía musical a lo largo de la vida de Juan Ramón Jiménez poniendo en el foco lo que es el 'Platero y yo', que este año es el 110 aniversario", explica.

Silvia Nogales, guitarrista/ Dani Hernández
Silvia Nogales, guitarrista/ Dani Hernández

La historia de aquel burro "pequeño, peludo, suave" es bellísima; sin embargo miles de españoles han crecido odiándola, como a 'El Lazarillo de Tormes' o 'La Celestina' por el hecho de su lectura obligatoria. Distinto es cuando alguien se reencuentra con esos libros en la edad adulta, y descubre que está ante monumentos de las letras castellanas. "Lo que yo creo, que todo lo que es obligado al final le coges un poco de manía. Pero bueno, te tengo que decir que al principio, cuando yo le propuse a Esther, que es la actriz que heste proyecto, me dijo un poco lo mismo de como que la habían obligado y tal. Pero cuando relees el libro y lo ves desde otra visión... lo que nosotras intentamos es romper un poco con esa sensación de 'bueno que me tuve que leer el libro' para aprobar".

El Salón de Actos del IES Abyla acogió esta primera actuación/ Dani Hernández
El Salón de Actos del IES Abyla acogió esta primera actuación/ Dani Hernández

Música y audiovisuales en plena eclosión de los audiolibros. La hora (en el fondo no hemos cambiado tanto desde la época de Homero) de escuchar grandes historias narradas. "Sería como escuchar esos audiolibros que están ahora de moda, pero con el atractivo de la parte visual, porque Esther no, la actriz no va a leer el texto, sino que lo va a dramatizar. Ella como actriz lo va a interpretar. Hay un poquito también de escenografía y tenemos el apoyo visual de las ilustraciones. Entonces, bueno, se enriquece la experiencia". Una experiencia que esta mañana ha tenido su primera entrega en el IES Abyla y en la tarde de este lunes, a partir de las 20.30, en el Centro del Mayor, en calle Algeciras, en un evento organizado por el Instituto Mediterráneo de las Culturas.

 

Música e interpretación en el 'Abyla' para honrar a un clásico: 'Platero y yo'