lunes. 26.09.2022
PINTURA

'Mi querido taller' de PROI vuelve al Museo del Revellín

PROI ha inaugurado este miércoles la exposición de 'Mi querido taller' en el que se muestran los trabajos de 19 usuarios que han sido guiados por el pintor Antonio San Martín en esta iniciativa de expresión artística

Exposición 'Mi querido taller' de PROI / César Martín
Exposición 'Mi querido taller' de PROI / César Martín

Durante todo el presente curso, 19 usuarios de la Asociación de Ocio Inclusivo, guiados por el artista Antonio San Martín, han elaborado los trabajos que se han presentado en la exposición que se inaugura hoy en el Museo del Revellín, según ha explicado la presidenta de PROI, Lola Bruzón.

'Mi querido taller' se ha llevado a cabo en la Facultad de Educación, puesto que el local de que dispone PROI no es lo suficientemente espacioso para poder incluir a todos los usuarios.

Este taller permite a los usuarios, no solo realizar una actividad lúdica para pasarlo bien, sino también expresarse de formas artísticas, concretamente mediante la pintura, y sirve como actividad relajante y que permite desarrollar las capacidades creativas de todos ellos.

Bruzón señala que "les aporta lo mismo que a cualquier otro ser humanos, pero con mayor beneficio dadas las pocas oportunidades que tienen los usuarios de hacer actividades".

Por su parte, el director del taller Antonio San Martín, que participa en esta actividad por quinto año consecutivo, desde 2018, guiando a todo el colectivo en este taller que se mantiene a lo largo del tiempo mientras que otras actividades se han ido cancelando con los años y persiste desde 2013.

El artista nos revela que precisamente el nombre de la exposición 'Mi querido taller' hace referencia a lo que les gusta a los chicos de PROI esta actividad. En la misma adaptan sistemas a la necesidad de cada artista, dando la vuelta a las mesas, caballetes que giran o el famoso licornio que se emplea para pintar con la frente.

Para San Martín, el taller es un lugar de encuentro donde experimentar con el color, con la forma, expresarse de una manera libre y se ha convertido en un lugar especial.

Participar en el taller también le aporta como artista, ha confesado, experimentando con ellos cosas que posteriormente ha llevado a su pintura. Además, por supuesto que nos cuenta que todo esfuerzo que se realiza con ellos lo devuelven con creces y "se siente uno muy bien trabajando".

'Mi querido taller' de PROI vuelve al Museo del Revellín
Comentarios