domingo. 14.04.2024

La plantilla de la Escuela Infantil La Pecera ha vuelto a reunirse hoy para exigir soluciones concretas luego de las declaraciones realizadas por la Consejera de Educación, doña Pilar Orozco, la semana pasada. A pesar de las palabras de la consejera, hasta el momento no se ha mostrado una verdadera preocupación por abordar las carencias planteadas por los trabajadores.

Uno de los principales problemas es el relacionado con las nóminas, un tema que, según la consejera, está judicializado desde el año 2021. Sin embargo, desde la ciudad se tenía conocimiento de esta situación, ya que se mantuvieron varias reuniones con representantes de la Escuela Infantil. La falta de aplicación del 12.º Convenio Colectivo de Centros de Asistencia y Educación Infantil, actualizado en 2021, ha generado un malestar generalizado entre los empleados.

Escuela Infantil La Pecera / César Martín
Escuela Infantil La Pecera / César Martín

Además de las cuestiones salariales, los trabajadores demandan mejoras en las instalaciones y en las aulas, así como la necesidad de contar con más recursos para el desarrollo adecuado de los alumnos. La seguridad también es una preocupación, especialmente respecto al retraso en la solución de problemas con las puertas de emergencia, que se espera que sean cambiadas próximamente.

Los empleados, un total de 13 educadores y educadoras, dos miembros del equipo de secretaría, dos de cocina, dos de dirección, cuatro de limpieza y un conserje, que atienden a 160 niños, se sienten desgastados emocionalmente por la falta de respuesta por parte de la Administración a sus legítimas demandas. A pesar de ello, reiteran su compromiso de seguir luchando por las mejoras que les corresponden y continuarán buscando soluciones para garantizar la calidad educativa que ofrecen a los pequeños.

Escuela Infantil La Pecera / César Martín
Escuela Infantil La Pecera / César Martín

Las principales deficiencias que señalan que enfrenta La Pecera,  afectan tanto la seguridad como la calidad educativa en el centro. En primer lugar, se encuentran problemas estructurales en las instalaciones, como desconchados en los patios y columnas deterioradas que representan riesgos potenciales para la integridad física de los niños y el personal. Estas deficiencias deben ser abordadas de manera urgente para garantizar un entorno seguro y adecuado para el desarrollo de los pequeños.

Además, se señalan carencias en recursos educativos y de psicomotricidad, fundamentales para el desarrollo integral de los alumnos. La falta de estos recursos afecta directamente la calidad del aprendizaje y el bienestar de los niños, limitando sus oportunidades de crecimiento y desarrollo.

Los trabajadores de La Pecera exigen soluciones tras las declaraciones de la Consejera...