sábado. 20.04.2024
ENTREVISTA

Abdelatif Hwidar, un ceutí en 'Mano de Hierro' y con las ideas muy claras

El actor ceutí Abdelatif Hwidar es una de las caras conocidas que aparecen en la nueva serie de Netflix 'Mano de Hierro', un proyecto del que está muy satisfecho y que vuelve a ponerle en primera línea. Pero Hwidar no olvida sus orígenes, su Ceuta, que “me ha obligado a tener la mente abierta”, y tiene muy claros sus objetivos, entre ellos el de dirigir un largometraje, algo en lo que ya trabaja.

Abdelatif Hwidar durante el rodaje de Mano de Hierro, su última serie para Netflix _ cedida
Abdelatif Hwidar durante el rodaje de Mano de Hierro, su última serie para Netflix / cedida


El actor ceutí Abdelatif Hwidar vuelve a estar de actualidad gracias a la serie Mano de Hierro, disponible en Netflix, una plataforma en la que no es la primera vez que podemos verlo, pues ya trabajó en las primeras temporadas de uno de sus grandes éxitos a nivel mundial, Élite, y doy vida al patriarca de los Al Fayed en la ya mítica The Crown. Trabajador nato, en esta Semana Santa continúa rodando pero hemos aprovechado uno de sus ratos libres para charlar con él sobre su trabajo y sus planes de futuro.

Y es que no solo de Netflix vive el hombre, y tampoco este actor que ha sabido hacerse hueco en el panorama nacional. Así lo confirman sus palabras, cuando explica que “ahora se abre el espectro con más plataformas”. Así ya tiene preparada otra serie con Prime y hará de protagonista en otra que se emitirá en las cadenas autonómicas. También tiene en su agenda varios largometrajes, como uno que se ambientará en los años posteriores a la Guerra Civil sobre un grupo de maquis que se esconde en el mundo. De esta última destaca que “me están dando papeles no racializados”, algo que abre su abanico.

Abdelatif Hwidar / cedida
Abdelatif Hwidar / cedida

Y es que el encasillamiento ha sido durante un tiempo su preocupación y así lo reconoce. “Antes lo lleva mal, me generaba suspicacia”, la cuestión es que “hay que equilibrar”, por eso no le molesta que “cualquier tipo de Ferrol haga de árabe porque cuenta con los rasgos ¿por qué no?”. Lo cierto es que su papel en Mano de Hierro, en la que aparece en cuatro de sus ocho capítulos, sigue respondiendo a ese perfil racializado pero ahora también le ofrecen otros roles y eso le satisface.

Abdelatif Hwidar, además, es un orgulloso ceutí. “Uno no sabe dónde va, pero sabe de donde viene y yo sé muy bien de dónde vengo”. Así, explica, “Ceuta configura mi visión del mundo: mi familia, mi barrio, mi ciudad que me ha obligado a tener la mente abierta... no lo he escogido, Ceuta te obliga a convivir con lo diferente”. “Eso está en mi ADN, no me lo han tenido que enseñar”.

Es también un padre orgulloso y así lo demuestran sus palabras sobre uno de sus últimos proyectos, el largometraje que ha rodado bajo la dirección de Gerardo Herrero y que verá la luz próximamente y en el que ha trabajado con su hija, Sara Hwidar, algo que, ha confesado “tiene una significación muy especial para mi”.

Abdelatif Hwidar junto a perte del equipo con el que ha participado en Mano de Hierro / cedida
Abdelatif Hwidar junto a perte del equipo con el que ha participado en Mano de Hierro / cedida

El trabajo con su hija en este largometraje nos da la oportunidad de abordar con él la situación de la profesión de actor o actriz, el momento en que se encuentra y las diferencias con sus inicios. “Es más fácil y más difícil a la vez” porque, ha explicado, ahora son muchas las opciones para aprender el oficio gracias a la tecnología. “Antes, si vivías en Ceuta, era complicado”, explica, mientras que ahora ese acceso es más sencillo. “Otra cosa es abrirse paso en la industria, hay que picar piedra primero, pero esto es una carrera de resistencia. Si tienes fondo y resistencia, puedes vivir muy dignamente de esto”, asegura. Y es que, señala, hay actores que como él trabajan en lo que llama la “zona templada”. Actores que “como yo, no están muy sobrexpuestos pero trabajan constantemente”. “No se queman pero trabajan y se ganan la vida, ese umbral existe” y, reflexiona, quizás es lo mejor. Y es que el vivió de cerca un claro ejemplo con el fenómeno Élite, “Los que hacían de mis hijos en Élite (Mina El Hammani y Omar Ayuso) eran figuras universales y cuando quedábamos en Madrid teníamos que hacerlo en un sitio interior, tranquilo y discreto, ni pensar en una terraza”. Ese es el precio de la fama y la sobrexposición.

Abdelatif Hwidar vuelve a demostrar, una vez más, que es un hombre con los pies en el suelo y que sigue planteándose retos. “En este oficio siempre estás empezando de cero, es importante aprender y desaprender, es bueno volver a ser un principiante”. Ahora el reto que más le emociona es dirigir un largometraje. “Ya estoy en la sexta versión de mi largometraje y estoy trabajando con un guionista, Marc Martínez, que es muy bueno, y con el que le estamos dando una vuelta más”. Espera que cuando esté perfecto, en un año o dos, pueda empezar a rodar. Cuando su sueño se haga realidad, los ceutíes estarán esperando para acudir al cine y ver a uno de los suyos, criado en sus calles, triunfar como director.

Abdelatif Hwidar, un ceutí en 'Mano de Hierro' y con las ideas muy claras