lunes. 27.05.2024

Una nueva alerta alimentaria ha puesto en guardia a las autoridades europeas tras detectarse la presencia de pesticidas en alimentos provenientes de Marruecos. En esta ocasión, el foco de atención se centra en melones que contenían residuos de clorpirifos por encima de los límites máximos permitidos.

España ha activado una una alerta a las autoridades europeas tras descubrir la presencia de los residuos de clorpirifos, un pesticida utilizado en la agricultura, en una partida de melones procedentes de Marruecos. Aunque el clorpirifos es comúnmente empleado para combatir plagas de insectos y gusanos, su uso en productos destinados al consumo humano fue prohibido en la Unión Europea a partir de enero de 2020, luego de ser evaluado como una amenaza para la salud por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

La detección de esta sustancia en los melones marroquíes desencadenó la activación del Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos (RASFF) de la UE. Como medida preventiva, se restringió la distribución de la partida contaminada y se notificó a los países involucrados, Marruecos y España, para tomar las medidas necesarias y evitar la comercialización de productos contaminados.

Es crucial destacar que, aunque la alerta emitida por el RASFF no está dirigida a la ciudadanía, sino a las autoridades competentes, su objetivo es proteger la salud pública. Hasta el momento, los melones contaminados no han llegado al mercado europeo ni han sido distribuidos en el territorio, lo que resalta la importancia de los sistemas de alerta para garantizar la seguridad alimentaria en la región.

Alerta por presencia de pesticidas en melones de Marruecos