viernes. 24.05.2024
MAHSA AMINI

Un año de la muerte de un símbolo: ¿qué ha sucedido en Irán un año después Mahsa Amini?

La joven iraní, de origen kurdo, Mahsa Amini, se convertía en un símbolo hace justo un año, cuando era brutalmente golpeada hasta la muerte por parte de la policía religiosa islámica en Irán. Un año después y tras la represión que dejaba más de 150 muertos y 8 ejecutados, nada parece haber cambiado para el régimen iraní que sigue condenando a las mujeres al “apartheid de género”.

Manifestación por Mahsa Amini
Manifestación por Mahsa Amini

Este fin de semana se ha cumplido un año del inicio de la revuelta iniciada por las mujeres iraníes. Un año desde que la joven Mahsa Amini, de origen kurdo, fuera arrestada y torturada por la policía religiosa islámica por no portar el hiyab correctamente. Su muerte, dos días después de ser detenida y tras permanecer en coma más de 48 horas, tras ser brutalmente golpeada, marcaba el inicio de una serie de protestas que, aunque con menor intensidad, se mantienen a día de hoy.

Unas protestas que se extendieron primero por diferentes ciudades iraníes, también en la capital, Teherán, especialmente en el ámbito universitario, y que pronto captaron la atención de los movimientos feministas del resto del mundo. Mujeres a lo largo y ancho del mundo cortaron su cabello y quemaron los hiyab como símbolo de protesta, las manifestaciones se reprodujeron en las principales capitales y Mahsa Amini se convirtió en un símbolo de la lucha de las mujeres, especialmente en el mundo árabe.

Organizaciones no gubernamentales como Amnistía Internacional solicitaron una investigación penal sobre la muerte sospechosa de Mahsa Amini en Irán. Esta organización señalaba que "todos los agentes y funcionarios responsables" en este caso debían ser llevados ante la justicia y "las condiciones que llevaron a su muerte sospechosa, que incluyen tortura y otros malos tratos en el centro de detención, deben ser investigadas penalmente”. También Human Rights Watch calificó la muerte de Amini de "cruel" y reclamó que "las autoridades iraníes deberían cancelar la ley obligatoria del hiyab y eliminar o enmendar otras leyes que privan a las mujeres de su independencia y sus derechos". Nada de eso ha sucedido en el tiempo transcurrido desde entonces y las mujeres en Irán siguen sometidas a las mismas leyes que han llegado a calificarse de “apartheid de género”.

Las protestas se extendieron durante meses, prácticamente has la pasada primavera y, sin embargo, las cosas no solamente no han cambiado en Irán para las mujeres, sino que las protestas tras la muerte de la joven, de 22 años, y su brutal represión por parte del régimen iraní provocaban la muerte de 150 personas, 75 de ellas tras ser tiroteadas por las fuerzas de seguridad iraníes.  No eran las únicas, 8 personas fueron condenadas a muerte y ejecutadas, 20.000 fueron detenidas en las protestas y varios cientos de ellas siguen en prisión.

A día de hoy, las calles han dejado de ser el constante recuerdo a Mahsa Amini que fueron durante meses pero las mujeres iraníes no se han rendido y muchas de ellas siguen retando a las autoridades represoras y la policía islámica negándose a portar la prenda que provocó la detención de la joven de origen kurdo.

La mirada internacional, sin embargo, ya se sitúa en otros puntos, en otras claves, y parece haber olvida lo sucedido hace un año en Irán mientras que el régimen islámico se ensaña con las familias de los fallecidos, mediante detenciones y represión, con el fin de evitar que, un año después, en este primer aniversario de la muerte de un símbolo, el fuego de las protestas se avive y el mundo vuelva a fijar la mirada en la abominable situación que siguen viviendo las mujeres iraníes.

Un año de la muerte de un símbolo: ¿qué ha sucedido en Irán un año después Mahsa Amini?