miércoles. 29.05.2024

El caso del agente de la Policía Local que se autodefinió como mujer tras agredir a su pareja sigue pendiente de calificación fiscal, según han confirmado fuentes judiciales a Ceuta Televisión. Se trata de uno de los muchos miembros de los cuerpos tanto de seguridad como del Ejército que han cambiado de sexo en los últimos meses, al albur de la Ley Trans, en nuestra ciudad.

Según las fuentes consultadas por esta casa, el agente continúa en prisión provisional a la espera de la calificación de penas. Pero, como venimos contando desde el primer momento, la calificación de penas no podrá llegar antes de que se decida si era hombre o mujer en el momento de cometer los hechos. Porque la oscilación es diferente: si fuera hombre, se enfrentaría a una pena mayor que si fuera mujer, puesto que en el primer caso se impondría el agravante de violencia de género que en el segundo. Ahora corresponde a la Justicia, Ley en mano, decidir si esa sensiblidad femenina a la hora de agredir a su pareja era real o impostada. "Se abre un escenario preocupante, en este como en otros casos", advierte una de nuestras fuentes, "y perjudicial para muchas mujeres que sean víctimas" de este tipo de delitos.

Recordemos que cuando hablamos de cambio de sexo, lo estamos haciendo desde un punto de vista registral o nominal: simplemente, se trata de cumplimentar una documentación para que la persona en cuestión pase a estar registrado como mujer en vez de como hombre. Simplemente: no hay tratamiento hormonal, ni operación ni cambio físico.

El asunto ha llamado la atención de varios medios de comunicación nacional, tras conocerse el alto número de casos detectados en Ceuta durante los últimos meses. Casi medio centenar: bien por causas como la reseñada o bien para beneficiarse de determinados aspectos como pruebas más livianas en algunas oposiciones, o trabajos menos exigentes desde el punto de vista físicos en otros casos.

El caso del agente que se sentía mujer al agredir a su pareja, pendiente de calificar