jueves. 30.05.2024

Tanto por las acusaciones como por tratarse el acusado de un hombre muy conocido en ambientes cofrades y docentes, el del ‘San Agustín’ ha sido uno de los casos de los que más se ha hablado en los últimos años en nuestra ciudad. Rumores, dicencias y hechos que llegaron a su fin en junio de 2022 con una sentencia condenatoria.

Sin embargo, dicha sentencia aún no se ha ejecutado en la parte más contundente de la misma: el del ingreso en prisión del condenado. El motivo es un recurso presentado por la defensa en base a un defecto de forma, y a entender que se habían conculcado determinados derechos inalienables del docente, como la presunción de inocencia. El defecto de forma, recordemos, es que algunos delitos fueron enumerados al principio de la sentencia, pero no aparecían -ni para condena ni para absolución- al final de la misma

Fuentes relacionadas con el caso concretan a Ceuta Televisión que la situación es la misma desde hace meses. El TSJA admitía, en parte, el recurso presentado por la defensa. Ocurrió en septiembre de 2023, lo que dio origen a un segundo recurso y que la pena quedara en suspensión.

Hasta el momento, ese fue el último movimiento conocido. “No se ha vuelto a producir ningún movimiento”, admiten las fuentes consultadas, desde que el pasado mes de septiembre se confirmase la pena por parte del alto tribunal andaluz, aunque con una ligera rebaja de los años a cumplir en caso de una eventual entrada en prisión. Esto ha sido solicitado tanto por la acusación particular -ejercida por el representante de uno de los familiares - como por parte de Fiscalía.

En esta secuencia, pues, de recursos y contrarecursos sigue el caso San Agustín. Y no parece que se vaya a detener ahí: se da prácticamente por sentado, por motivos como los expuestos en el segundo párrafo, que la defensa seguirá recurriendo  ante instancias superiores, como puedaN ser el Constitucional o el Supremo. El caso, por cierto, no prescribe hasta que no haya sentencia firme y sin posibilidad de presentar recurso.

El ‘Caso San Agustín’ sigue pendiente del TSJA