viernes. 12.04.2024

A la hora de hacer balance del año que expiró este domingo aún habrá que esperar a que se cierren algunos de los datos y estadísticas habituales, pero lo que se ve ya, por ejemplo, en la foto quincenal y acumulada de la estadística que actualizada cada dos semanas el Ministerio del interior en relación con la llegada de migrantes, ya permite sacar algunas conclusiones. En el caso de Ceuta, todo apunta a que la ciudad cerrará el año con la menor llegada de migrantes desde 2019 (exceptuando el año 2020, el de la pandemia).

Dado que a pesar de las habituales alarmas lanzadas por medios del espectro político más a la derecha con el claro ánimo de infundir miedo, en las dos últimas semanas del año no se ha registrado ningún incidente notable en lo que a inmigración se refiere, es de suponer que el año acabará así, marcando cotas a la baja del último lustro.

Según esa estadística oficial del Ministerio del Interior, desde el 1 de enero al 15 de diciembre de 2023, a la ciudad llegaron 1.105 migrantes. La mayoría de ellos por vía terrestre, a través del perímetro fronterizo (1.045) y sólo 60 lo hicieron a través de las aguas que rodean la ciudad. En el cuadro que se muestra a continuación como en todas las estadísticas de Interior en lo referente al año 2021 no se computa cifra alguna de la crisis vivida en mayo de ese año en la ciudad, con la llegada de más de 10.000 marroquíes cuando la frontera estaba cerrada.

Estadística por año hasta el 15 de diciembre de llegada de migrantes a Ceuta
Año Total Llegadas Vía Marítima Vía Terrestre
2019 1.895 573 1.322
2020 715 424 291
2021 1.281 600 681
2022 1.206 124 1.082
2023 1.105 60 1.045

Las cifras totales arrojan un descenso del 8,3 por ciento a falta de sólo dos semanas por sumar en la estadística. Insistimos, dos semanas en las que no consta que haya habido algún incidente notorio.

Si se considera sólo las llegadas por la vía terrestre el descenso es algo menor, del 3,4 por ciento respecto al año pasado cuando en el mismo periodo habían llegado a la ciudad 1.082 migrantes. La vía marítima en cambio sí parece haberse desplomado. Los 60 migrantes que usaron el agua del mar para sortear los controles fronterizos son menos de la mitad de los que lo habían intentado por el mismo camino en el mismo periodo de 2022 (124) y la reducción es del 51,6 por ciento.

Hay que tener en cuenta que parte de este descenso desde los analistas políticos se atribuye siempre a la labor que viene desempeñando Marruecos en la vigilancia de los flujos migratorios, redoblada tras reconstruir sus relaciones con España y que incluye un compromiso no ya ante Madrid sino ante Bruselas y la Unión Europea.

Y en ese contexto conviene mirar con atención cómo le va a la ciudad hermana de Melilla. Donde este año la reducción de llegadas de migrantes ha sido drástica en la vía terrestre pasando de 1.174 migrantes en 2022 hasta el 15 de diciembre a sólo 161 en 2023.

España

Y si los datos para Ceuta y Melilla van bien, se reducen las llegadas de migrantes, no va igual de bien para España. En parte por la crisis de los cayucos nuevamente revivida en Canarias y que hace crecer exponencialmente en las islas la llegada de migrantes que, sólo en algunos casos parten en embarcaciones desde las zonas de vigilancia de la costa Atlántica bajo la responsabilidad de Marruecos; y que en la mayoría parten de costas más al sur como la de Senegal dónde hay destacadas unidades de la Guardia Civil.

Cifras totales de migrantes llegados a España hasta el 15 de diciembre por año
Año Total migrantes llegados
2019 30.781
2020 39.474
2021 39.157
2022 30.048
2023 52.945

En el conjunto del país se ha pasado de recibir 30.048 migrantes hasta el 15 de diciembre de 2022 a 52.945 en ese mismo periodo de 2023. Un incremento del 76,2 por ciento. Pero que al desglosar la procedencia de los flujos migratorios queda claro que se debe al problema desatado en Canarias.

En ese periodo casi anual, el incremento en la llegada de migrantes a todas las partes de España fue de 22.897 personas. Canarias sumó en ese periodo un incremento en la llegada de migrantes de 21.721 personas. Un 140 por ciento más que en 2022, al pasar de 15.466 personas llegadas fuera de los canales regulares a 37.187. Sólo con las llegadas a Canarias se habría superado toda la migración recibida en 2022.

Y justo al revés de lo que sucede en Ceuta, en el conjunto de España, el año se cerrará siendo el que más llegadas de migrantes ha registrado del último lustro, después de que esos flujos parecieran haberse quedado más o menos estabilizados entre los 30 y los 40.000 migrantes anuales.

Un dato que nada tiene que ver con la migración para completar un dibujo demográfico. En 2023, España volvió a sufrir un descenso de natalidad. Según el Instituto Nacional de Estadística hasta el mes de octubre, último del que hay datos, en todo el país habían nacido 267.507 nuevos bebés. Un 2,03 por ciento menos que en 2022. El descenso si se compara con 2019 es del 10,81 por ciento. En Ceuta la cifra de nacimientos en los 10 primeros meses del año fue de 541 y el descenso es de un 11,78 por ciento respecto a 2022 y de más de un 20 por ciento sobre 2019.

Ceuta va camino de cerrar 2023 como el año de menos llegadas de migrantes desde 2019