domingo. 26.05.2024
SALUD

Cuidar de un perro o gato ayuda a mejorar el bienestar emocional y físico

Cuidar de un perro o gato puede tener un impacto positivo en el bienestar emocional y físico de las personas. Diversos estudios respaldan la idea de que la compañía de mascotas ayuda a superar momentos de ansiedad, estrés o tristeza, además de disminuir el tiempo dedicado a las pantallas y fomentar el ejercicio al aire libre. Descubre los beneficios de tener una mascota en tu vida.

 

Gato / Archivo
Gato / Archivo

El estrés y la ansiedad son problemas que afectan a un gran número de personas en la sociedad actual. Según datos de un estudio realizado en 2022 en 34 países, el 63% de las personas experimentaron estrés al menos una vez a lo largo del año, y un 35% lo experimentó en más de una ocasión. Con el objetivo de ayudar a las personas a superar estas dificultades, la Fundación Affinity ha lanzado la campaña #Inseparables, que destaca los beneficios del cuidado de perros y gatos en el bienestar físico y emocional.

La convivencia con una mascota, ya sea un perro o un gato, ha demostrado tener efectos positivos en la salud mental de las personas. Diversos estudios han revelado que la interacción con estos animales ayuda a reducir el estrés, la ansiedad y la tristeza. Al cuidar de ellos, se genera un vínculo emocional que brinda compañía, afecto y apoyo incondicional, lo cual puede ser especialmente reconfortante en momentos difíciles.

La presencia de perros y gatos en nuestras vidas también puede tener un impacto positivo en nuestra relación con la tecnología. El uso excesivo de pantallas se ha convertido en un problema generalizado, afectando negativamente tanto al bienestar físico como emocional, especialmente en los más jóvenes. Sin embargo, el cuidado de una mascota requiere tiempo y atención, lo que reduce la disponibilidad para dedicarse a las pantallas. Pasear a un perro o interactuar con un gato fomenta el ejercicio al aire libre y proporciona distracción, evitando así el exceso de tiempo frente a dispositivos electrónicos.

Además, tener una mascota conlleva numerosos beneficios adicionales. Desde un punto de vista emocional, la compañía de perros y gatos ayuda a combatir la soledad y la depresión, ya que estimulan el contacto físico y la comunicación. Durante situaciones difíciles como el confinamiento, las mascotas se convierten en pilares emocionales para sus dueños, ofreciendo apoyo y consuelo.

En cuanto a los beneficios físicos, estudios han demostrado que convivir con perros fomenta la actividad física a través de los paseos, mientras que la tranquilidad inherente de los gatos puede ayudar a mitigar la ansiedad. Además, se ha observado que el ronroneo de los gatos produce una vibración considerada relajante, contribuyendo así a reducir el estrés.

El vínculo entre mascotas y bienestar no es algo nuevo. Desde hace siglos se ha utilizado la terapia asistida con animales en diferentes contextos de salud. Esta forma de terapia tiene como objetivo promover la mejora en las funciones físicas, sociales, emocionales y cognitivas del paciente. Hospitales de todo el mundo han implementado la Intervención Asistida con Animales de Compañía (IAA), reconociendo los beneficios que los animales pueden aportar a la salud y el bienestar de las personas.

En resumen, cuidar de un perro o gato va más allá de la responsabilidad y el cariño que les brindamos. Estas mascotas pueden tener un impacto significativo en nuestro bienestar emocional y físico. Nos ofrecen compañía, apoyo emocional y distracción, reducen el estrés y fomentan el ejercicio físico y la interacción social. Si estás buscando mejorar tu calidad de vida, considera la posibilidad de adoptar una mascota y descubre los beneficios que pueden aportarte. El amor y la compañía de un perro o un gato pueden marcar la diferencia en tu bienestar.

Cuidar de un perro o gato ayuda a mejorar el bienestar emocional y físico