domingo. 14.04.2024

Una vivienda de la calle Fernández ha sido desalojada al mediodía de este viernes ante el riesgo inminente de derrumbe. El motivo es, según los vecinos, la aparición de grietas en la pared, como consecuencia de la obra de construcción de un edificio en el solar conjunto al lugar.

Los hechos se han precipitado en las últimas horas. Al lugar se desplazaron al mediodía de este viernes dotaciones tanto de Policía Local como de Bomberos, que recomendaron a los habitantes del inmueble que abandonaran el lugar de los hechos. El problema: que algunos de los residentes en la casa viven de alquiler. Pero otros, son propietarios de una vivienda en la que llevan varios años.

De hecho, les han ofrecido -según testigos presenciales- alojamiento alternativo. Ha sido la propia consejera de Sanidad y Asuntos Sociales, Nabila Benzina, la que se ha desplazado al lugar de los hechos para hablar con las familias. Parece que, tras recoger algunos enseres personales, se les ha ofrecido una pensión. La familia que es propietaria de parte del edificio podrá dormir en casa de un conocido, según ha podido saber Ceuta Televisión, pero quieren que se les compense por los daños causados en la vivienda en la que llevan residiendo años.

La obra ha comenzado en la parte trasera de la casa, como puede apreciarsse en la imagen/ Dani Hernández
La obra ha comenzado en la parte trasera de la casa, como puede apreciarsse en la imagen/ Dani Hernández

Además, la obra no parece que vaya a detenerse. La zona ha quedado acordonada y precintada por agentes de la Policía Local, para evitar que tanto los moradores del edificio como algunos curiosos se acerquen. Se trata de una vivienda con planta baja, dividida en varias partes y de construcción antigjua. Tan antigua que, en el centro de la ciudad, se había quedado prácticamente como 'única en su especie' en la zona más céntrica de la Ciudad Autónoma. Entre sus residentes, en tiempos pretéritos y dada su cercanía con la Iglesia de Los Remedios, el añorado sacerdote Francisco Muñoz de Arenillas. El matrimonio propietario son dos trabajadores de cierta edad, que ahora tendrán que empezar de nuevo, tal vez, lejos de su hogar.

Desalojada una vivienda en calle Fernández ante el riesgo de derrumbe por una obra cercana