miércoles. 22.05.2024

"El dinero no es un fin. Para quien lo vea así, no llegará". Cuenta José Antonio Pérez que los seis primeros años de desarrollo de su idea empresarial, fundando dos compañías en ese periodo, no le dieron un duro. Es más, "no tenía ni para comprarme unas zapatillas para caminar. Iba desnudo", prosigue. Sin embargo, casi tres lustros después del inicio, ahora, su compañía Cover Manager maneja más de dos mil millones de reservas hosteleras al año.

Lo ha conseguido a base de cambiar el punto de vista. Girarlo completamente hasta pensar que los ingresos no son el fin, lo es "hacer un producto que ayude a alguien". Y, para ello, "es necesario rodearse de buena gente buena y tirar hacia delante con pasión, amor y cojones. Con esfuerzo".

También subrayó durante su comparecencia, en el contexto de CETEC -una serie de conferencias y mesas redondas celebradas en el salón de actos del Centro del Mayor- la importancia del equipo, de "aprender" y escuchar. "No partamos ni nos enamoremos de nuestra idea, eso es un 0,1% del éxito, sino de qué problema hay, por qué lo encontré y escuchemos al mercado y los clientes, que nos van a ayudar a darle forma a la solución. Esto es la clave del éxito de Cover manager".

A él le tocó enfrentarse a un mercado dominado en España por 'The Fork', en un sistema de negocio que habían marcado las aerolíneas, pero que tenía una falla de la que se dieron cuenta al ponerse como espejo el sistema que se emplea en los hoteles: "Ahí conviven varios software distintos, no hay uno único que domine y te obligue a hacerlo todo a través de él. Sin embargo, nuestros competidores en el segmento sí que hacían esto".

La cosa caló y en su mente ahora está la internacionalización. El futuro en Latinoamérica y Europa donde solo tienen una cuota del 1,5% de su mercado. Pérez tiene decidido hacer lo que ya hiciera cuando no entraba ni un céntimo. Calzarse las zapatillas y convencer a todos, pero siempre con la vista puesta en que el fin último no es acumular rectángulos o redondeles con caras de presidentes o reyes estampadas.

 

El empresario que ni vio un duro en seis años y ahora gestiona 2.000 millones de...