lunes. 27.05.2024

Desde que el 13 de enero de 1888 se pusiera en marcha presidida por el abogado Gardiner Greene, la National Geographic Society se ha convertido en una referencia de la divulgación científica. No sólo en los Estados Unidos donde nació de la mano de Greene y su yerno y sucesor, Alexander Graham Bell, sino en todo el planeta, adaptándose a los nuevos retos y demandas de la sociedad durante este tiempo. Aparecer en National Geographic, con los matices lógicos en cada publicación, es pues un síntoma de prestigio, de algo llamativo para la comunidad internacional.

Como es el caso, por ejemplo, de los fondos marinos de Ceuta. La prestigiosa publicación se ha hecho eco, en un amplio reportaje publicado la semana pasada, de la riqueza de los fondos submarinos de la ciudad autónoma, pero también de la tradicional pesca de salazones.

Bajo el titular "El milagro del Estrecho de Gibraltar" (pueden verlo aqui, solo para suscriptores), se hace alusión no sólo a los fondos marinos de Ceuta, sino también de nuestro entorno más cercano. El reportaje cuenta con la ayuda de Javier Galán, del Centro 'Burbujas', que afirma que "el mundo se para" cuando baja a bucear a unos fondos únicos, que pide "se regeneren".

El reportaje muestra además una profunda labor de documentación para su elaboración, tanto de las distintas catalogaciones medioambientales de las aguas del Estrecho como de la historiología y leyendas tanto en aguas de Ceuta como en la localidad gaditana de Tarifa.

Por ejemplo, en que Ceuta y el Estrecho eran el final del mundo conocido. Aquello del Non Plus Ultra (no más allá) del lugar donde los griegos ubicaban la isla de Calipso o al gigante Caribdis, aquel demonio submarino que tragaba almas de marineros. Leyendas como las columnas de Hércules o el Yebel Musa (montaña de Moisés en árabe) que los lugareños conocemos de memoria pero que llaman la atención de esta prestigiosa revista internacional, la misma que patrocinó a Jane Goodall o un visitante de nuestro puerto, Jacques Cousteau. Por algo será, pues...

Los fondos marinos de Ceuta, en National Geographic