lunes. 22.04.2024

La falta de costaleros obligaría al Cristo de la Buena Muerte a salir a hombros

La hermandad podrá realizar su Estación de Penitencia, si finalmente el tiempo no lo impide, ya que las previsiones no son buenas porque hay riesgo de que la lluvia haga acto de presencia, tal y como viene ocurriendo desde el pasado Miércoles Santo, convirtiéndose la lluvia, desgraciadamente, en la protagonista de esta recta final de la Semana Santa de Ceuta. El otro gran problema al que se deberá enfrentar la Hermandad sería la falta de costaleros para el paso de la Buena Muerte llegando incluso a barajar la posibilidad de portarlo a hombros, sólo y exclusivamente, la talla del Santísimo Cristo.

Si la situación lo permite, las puertas de la Parroquia de Nuestra Señora de Los Remedios se abrirán ante los cientos de ceutíes que se volverán a arremolinar en sus alrededores para romper esa larga espera y volver a disfrutar de esta cofradía por las calles, ya que precisamente, el pasado año se quedaba en su templo sin poder procesionar también por la lluvia.

 

El extenso cortejo de nazarenos ataviados con túnicas de Ruan negro con esparto que dan ese aspecto más sobrio a la cofradía pretende comenzarán a recorrer las calles ceutíes a partir de las 18.45 horas, cuando está previsto que la Cruz de Guía de la Hermandad salga por la puerta principal de la Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios.

 

El gran problema al que se deberá enfrentar la Hermandad este Viernes Santo, además de hacer frente a la lluvia si esta hiciera acto de presencia, sería la falta de costaleros para el paso del Santísimo Cristo de la Buena Muerte.

 

Hay que recordar que el pasado año, la Hermandad contó con un grupo de costaleros jerezanos que se desplazaron hasta la ciudad para portar la imagen salida de las gubias del gran maestro imaginero Antonio Castillo Lastrucci, pero finalmente la lluvia impidió su salida. Este año, la hermandad contaba inicialmente con una cuadrilla que poco a poco y por motivos varios de sus integrantes, parece que no ha llegado a fraguar y ha dejado en esta situación a la Hermandad, que de salir finalmente a realizar Estación de Penitencia está llegando incluso a barajar la posibilidad de portar a hombros, sólo y exclusivamente, la talla del Santísimo Cristo de la Buena Muerte.

 

Por su parte, el paso de palio de Nuestra Señora del Mayor Dolor, no ha tenido problema en ese sentido y está preparado para poder procesionar si finalmente la climatología no lo impide.

 

Así pues, con o sin paso y si la lluvia lo permite, ambas imágenes titulares se reencontrarán con los ceutíes, estando previsto que nada más abandonar la Parroquia de los Remedios, un gran número de promesas se sitúen tras las imágenes para acompañarlas durante su procesionar por las calles de la ciudad.

 

En cuanto al recorrido será distinto al que se ha venido efectuando estos años atrás, recorriendo calle Real, General Serrano Orive, Cervantes, Paseo Colón, Jáudenes, Estación de Penitencia en Catedral, donde tiene previsto llegar a las 20.55 horas, y desde allí salir hacia la Carrera Oficial para entrar a las 21.30 horas y salir cuarenta minutos después para iniciar su camino de regreso al templo pasando por Plaza de la Constitución, Paseo del Revellín, Camoens, Plaza de los Reyes, calle Real y recogida en su templo alrededor de las 23.30 horas.

La falta de costaleros obligaría al Cristo de la Buena Muerte a salir a hombros