sábado. 02.03.2024

La escena será la típica de cada año: abrazos, deseos que acompañan a cada uva en la intimidad de cada persona, las primeras lágrimas y alguna copa para celebrar el nuevo año o despedir el viejo. Y a continuación, en la mayoría de los hogares, gente que se va a celebrar la Nochevieja a bares, casas particulares o cotillones.

 

En algunos casos, sobre todo en lo que a la juventud se refiere, la tradicional cena -ya saben: pavo, brindis y la clásica confusión entre cuartos y campanadas- no será sino un " punto y seguido" para continuar con la juerga hasta que amanezca el primero de año.

 

Esa es la intención, nos dicen en Velarde o Jáudenes, auténticos centros neurálgicos de Ceuta en estas fiestas. Esa es la intención, también en Ricardo Muñoz y Teniente Ruiz. Y esa, la de un año lleno de buenaventuranzas y noticias positivas, es -¿por qué no decirlo?- la intención y el deseo de esta casa para todos ustedes.

Las calles del centro sirven de "calentamiento" para la Nochevieja