domingo. 16.06.2024
DIA DE LA MUJER

María Martín Barranco y los "mitos" en torno al lenguaje no sexista

El Salón de Actos del Campus Universitario en Ceuta  ha acogido esta mañana una conferencia por parte de María Martín Barranco, estudiosa en el lenguaje no sexista. Algo, el 'desdoblamiento', que según ella es perfectamente posible "sin atentar contra el lenguaje". El idioma no sexista "tiene muchas leyendas a su alrededor", señala.
María Martín, conferenciante/ 
Dani Hernández
María Martín, conferenciante/ Dani Hernández

El Salón de Actos del Campus Universitario ha albergado en la mañana de  este miércoles una conferencia de la investigadora y escritora María Martín Barranco. Autora de libros como "'La desfachatez machista. Hombres que nos explican el verdadero feminismo' o 'Mujer tenías que ser' ha llegado a nuestra ciudad para hablar de " las mentiras que se cuentan sobre el lenguaje no sexista y el lenguaje inclusivo, las confusiones sobre qué es eso de que no se puede hablar con lenguaje no sexista o que destruye el idioma o que va contra las normas de la RAE. Nada de eso es verdad y voy a contarlo".

Cuando le pedimos que nos lo aclare con un ejemplo práctico, "se dice muchas veces que no se debe de decir niñas y niños o todas y todos, estudiantes y estudiantes. Sin embargo, son palabras que han estado siempre ahí. El desdoblamiento ha estado siempre en la lengua española y la propia gramática de la lengua española. Hay un apartado en el que dice que el desdoblamiento es necesario en algún caso voy a contar en qué caso y cuando no debe hacerse".

Parte del público asistente/ Dani Hernández
Parte del público asistente/ Dani Hernández

También se refirió al 'género neutro' (el célebre todes), sobre al que tiene alguna reserva más: "desde el punto de vista exclusivamente gramatical, el neutro en español no existe, es una un residuo del latín que permanece solamente en algún determinante, en algún pronombre. Esto, eso, aquello que fíjate, se refieren a cosas. Así que el peligro de intentar imponer un neutro o proponer un neutro es que nuestro cerebro de hablantes de español posiblemente lo identifique con algo cosificado. Así que tiene un peligro enorme. También lo voy a contar", explicó.

Si queremos cambiar el mundo "necesitamos incorporar el lenguaje a ese cambio. Si no lo queremos cambiar, pues seguimos hablando como estamos. Queremos cambiar el mundo, queremos hacerlo diferente, queremos hacerlo mejor, tenemos que buscar maneras también a través del lenguaje, porque todo lo hacemos con palabras", concluyó señalando que el lenguaje "puede ser sexista, como cada sociedad. Exactamente la misma medida de sexismo. Lo que pasa que la gramática añade sesgo de ideología y de sexismo, que no son los de la sociedad, sino los del pasado".

María Martín Barranco y los "mitos" en torno al lenguaje no sexista