miércoles. 21.02.2024

La antesala del Auditorio del Revellín ha servido esta noche para encender las luces del Janucá. Una de las fiestas más importantes para las personas de religión hebrea de todo el mundo, marcadas este año por el deseo de paz y de que "paren las guerras" en todo el planeta. Este deseo lo ha expresado el presidente de la Comunidad Israelita, José Bentolila.

Las personalidades que encendieron las velas/ Dani Hernández
Las personalidades que encendieron las velas/ Dani Hernández

Las luces "rerpesentan la paz, nuestro deseo" de la misma, dijo Bentolila en un breve parlamento tras que se encendieran las nueve lámparas de la Janucá por parte de varias personalidades. Gente como Piedad Abecasis, autora del cartel anunciador de este 2023; Antonio Noya, comerciante; Blanca Vallejo, presidenta de la A.V. Centro; Jacob Levy, rabino; Rosa Founaud, profesora de baile; Juan Vivas, presidente de la Ciudad; Rafael García, delegado del Gobierno y Marcos Llago, comandante general, al margen del propio Bentolila.

José Bentolila, presidente de la Comunidad Israelita/ Dani Hernández
José Bentolila, presidente de la Comunidad Israelita/ Dani Hernández

Al acto acudieron, además, representantes de todas las comunidades religiosas de nuestra ciudad, en una celebración especial debido a la práctica coincidencia entre la Janucá y las fiestas navideñas. También asistieron representantes del Gobierno de la Ciudad, VOX y PSOE.

La Janucá evoca el milagro de una lámpara encendida durante ocho días durante el asedio al templo de Jerusalén por parte de los seléucidas. Según la tradición, aquella lámpara encerrada en una estancia tapiada, tenía aceite solo para un día, por lo que se decidió consagras estas ocho jornadas como milagrosas y de celebración para todos los hebreos del mundo.

Un grupo de niñas realiza un baile tras el encendido de la Janucá/ Dani Hernández
Un grupo de niñas realiza un baile tras el encendido de la Janucá/ Dani Hernández

Una Janucá que llega este año marcada, irremediablemente, por los crueles acontecimientos que están teniendo lugar precisamente en el otro extremo del Mediterráneo, por la guerra entre Hamás e Israel iniciada el pasado mes de octubre. Una guerra injusta y dura como cualquier otra, y que confirma que la petición de paz es universal. Que así sea, pues.

Luces desde Ceuta para pedir la paz en el mundo