miércoles. 29.05.2024
ECONOMÍA CIRCULAR

Más 80 toneladas de aceite recogidas en Ceuta se convierten en lubricantes

"La Economía Circular da pasos de gigante en Ceuta", de acuerdo con Sigaus la empresa de recogida y tratamiento de aceites industriales usados, "donde el 100% del aceite industrial usado recolectado el año pasado se ha destinado a regeneración, generando 51 toneladas de nuevos lubricantes y evitando la emisión de toneladas de CO2 y el consumo de miles de barriles de petróleo"

ACEITE NUEVO
ACEITE NUEVO

La Economía Circular sigue dejando su huella positiva en Ceuta, a juicio de Sigaus, esta vez con un "impresionante logro en el ámbito de la gestión de residuos". Durante el pasado año, la totalidad del aceite industrial usado recolectado en la ciudad se sometió al proceso de regeneración, un tratamiento que no solo elimina este residuo, sino que lo transforma en nuevos lubricantes, reduciendo la necesidad de materias primas y disminuyendo la huella de carbono.

Este logro "sobresaliente" se tradujo en la producción de 51 toneladas de nuevos lubricantes a partir de más de 80 toneladas de aceite industrial usado. Los beneficios ambientales y económicos son notables, ya que la regeneración de estos residuos evitó el consumo de aproximadamente 24,000 barriles de petróleo y la emisión a la atmósfera de 54 toneladas de CO2.

El aceite industrial usado, ampliamente utilizado en diversas áreas de la sociedad, desde motores de vehículos hasta maquinaria industrial, es una fuente constante de residuos en todo el territorio. Durante el año 2022, 70 establecimientos ceutíes generaron un total de 96 toneladas brutas de aceite industrial usado, incluyendo un 16% de componentes impropios como agua o sedimentos. De este volumen, más de la mitad provino de talleres mecánicos, siendo esta la actividad con mayor generación de residuos peligrosos en la comunidad.

El esfuerzo por transformar estos residuos en recursos valiosos se alinea con los principios de la Economía Circular. La regeneración del aceite industrial usado permite conservar los recursos materiales y energéticos originales, contribuyendo a la reducción del consumo de materias primas y al ahorro energético. En el caso de Ceuta, la regeneración de 81 toneladas de aceite industrial usado permitió la producción de 51 toneladas de lubricantes nuevos, con un impacto ambiental mucho menor que el proceso de producción convencional.

Eduardo de Lecea, Director General de SIGAUS, la entidad encargada de gestionar este residuo peligroso en toda España, destaca la importancia de esta gestión eficiente: "Gracias al aprovechamiento del aceite usado de nuestros coches y máquinas, no solo evitamos el impacto ambiental de un residuo peligroso, sino que reducimos el uso de una materia prima no renovable como es el petróleo, más aún en el contexto de crisis energética actual."

Más 80 toneladas de aceite recogidas en Ceuta se convierten en lubricantes