lunes. 20.05.2024
EMPRESAS

Minimares: la 'rebelión' contra una falta de respeto a Ceuta hecha empresa

Ceuta cuenta, desde hoy, con el primer centro de estimulación acuática temprana de su historia. Una empresa instalada en el número 95 de la Calle Real, y que surge tras varios meses de preparación por parte de sus dos gerentes, Claudio Alarcón y Alba Gómez.
Los gerentes de Minimares posan en la inauguración/ Dani Hernández
Los gerentes de Minimares posan en la inauguración/ Dani Hernández

Hace algunos meses, Claudio Alarcón y Alba Gómez emprendieron conversaciones con una franquicia para traer a Ceuta un proyecto de estimulación acuática temprana. "Pero nos dijeron que eso en Ceuta no era rentable, que no", cuenta Alarcón "y nos rebelamos. Decidimos demostrar que eso, en Ceuta, puede y debe ser rentable".

Nació entonces la idea Minimares. De modo muy gráfico: una serie de jaccuzzis para estimular a la natación a los más pequeños, de entre 0 y 8 meses, en una primera fase. Pero "en una segunda fase, un poquito más adelante, nos gustaría también poder atender a niños mayores de 24 meses con necesidades especiales, enfocado un poco a la hidroterapia y también a la vez abrimos un centro de psicología para hacer una atención, una atención completa".

Por supuesto, es mucho más que un jacuzzi: "Al final es la forma de poder trabajar como como hemos dicho antes, la estimulación temprana y lo cambiamos un poco, que a lo que estamos acostumbrados que es en tierra. Y lo hacemos aportando los beneficios. Los beneficios del agua no? Hemos traído hasta la ciudad dos, dos bañeras tipo jacuzzi grande y dos más pequeñitas que se diferencian un poco en la utilización en los meses que tienen los pequeños".

Varios asistentes a la inauguración/ Dani Hernández
Varios asistentes a la inauguración/ Dani Hernández

Hasta ahora "hemos hecho sesiones de prueba de de ir poniendo a punto el centro. Son muy satisfactorios, porque sí que es verdad que que que las caras de felicidad que que se encuentra uno trabajando son satisfacción. Y además de esta cara de felicidad, es señal de que los niños se lo pasan genial"

Uno de los jacuzzis/ Dani Hernández
Uno de los jacuzzis/ Dani Hernández

Sobre la hidroterapia, cuenta Alba que "nosotros inicialmente vamos a pasar una ficha con la fase de desarrollo motor del bebé. Vale, entonces junto con los padres veremos en qué fase se encuentra. Y a partir de ahí empezaremos a trabajar con los bebés, tanto lo aprendido como lo que le queda por aprender. Digamos que a los tres meses el bebé debe estar a la cabeza. Los cuatro restantes los volteo así gatear, andar. Pues en eso consiste hacer una atención temprana a los bebés, pero a través de este medio. Disfrutan mucho más l de manera lúdica, de forma que los bebés, aunque estén trabajando, prácticamente no se dan cuenta. Es algo,en lo que como digo, se divierten, disfrutan tanto ellos como los padres. A nivel beneficio, pues bueno, el desarrollo físico es verdad que mejoran las relaciones, el equilibrio, mejoran el sueño, que es muy importante para muchos padres que lo pasan muy mal con este tema. El simple el movimiento de las piernas mejora el movimiento intestinal. Por lo que mejoren también gastritis, cólicos, algo también bastante problemático para los padres. El sentido emocional, la relación afectiva con sus padres mejora bastante. Además, cuando están todavía entre cero y seis meses es todavía su medio natural, y ellos todavía lo conservan hasta los 7 u 8 meses. Se puede trabajar en la piscina, en la inmersión que se le hace al bebé. Es un niño que está totalmente cómodo".

Fachada del establecimiento/ Dani Hernández
Fachada del establecimiento/ Dani Hernández

Minimares ha abierto sus puertas en Real 95, cerca de Maestranza.

Minimares: la 'rebelión' contra una falta de respeto a Ceuta hecha empresa