domingo. 16.06.2024

Sobre las cuatro de esta pasada madrugada, las luces y los estridentes sonidos de las atracciones de la «calle del infierno» han dado paso al desmontaje de «la cárcel» o «el tren de la bruja» y a este arduo trabajo de los feriantes se suman los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que han puesto en marcha la denominada «Operación Feriante» para evitar que las atracciones que han intervenido desde el pasado sábado en la Feria de Ceuta puedan ser utilizadas como escondite por los migrantes para cruzar el Estrecho.

Operación Feriante
Operación Feriante

Pero lo que en otros finales de Feria era 'una pesca' segura, con la entrada en vigor del nuevo régimen de funcionamiento de la frontera con Marruecos se ha convertido en registros infructuosos, ya que el paso fronterizo del Tarajal sólo se puede cruzar con visado, al contrario de lo que sucedía antes del 17 de mayo de 2022, cuando se reabrió la frontera tras la crisis sanitaria, cuando podían entrar en Ceuta tan sólo con el pasaporte en vigor.

Tanto es así que la cifra de migrantes acogidos en Ceuta está bajo mínimos. En el centro de La Esperanza hay 110 menores marroquíes mientras que en el Centro de estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) se encuentra a menos de la mitad de su capacidad, con 240 personas acogidas frente a las 512 plazas que puede albergar.

El número de personas detenidas en la «Operación Feriante» ha ido descendido con el paso de los años, según los datos facilitados por la Delegación del Gobierno en Ceuta.

El pasado año, la operación se saldó con 47 inmigrantes detenidos, de los cuales 44 eran menores de edad, todos ellos marroquíes, tras la inspección de 66 vehículos, 109 camiones y 157 remolques, mientras que en 2019, los agentes detuvieron a 85 migrantes, 19 de ellos menores, y revisaron 114 camiones, 154 remolques, 39 caravanas, 32 furgonetas y 41 turismos. Atrás han quedado las cifras exorbitantes de ejercicios pasados, como en 2006 que el operativo de la «Operación Feriante» se saldó con 383 detenidos en el 2006.

Los agentes volverán a hacerse valer en sus controles del «detector de latidos», un recurso que actúa a modo de enorme fonendoscopio que, mediante la aplicación de ventosas a los vehículos, capta la actividad cardíaca de quien se oculta en su interior.

OPERACIÓN FERIANTE
OPERACIÓN FERIANTE

El dispositivo, que se repite cada año tras la celebración de las fiestas patronales, tiene en los perros de las unidades cinológicas a sus mejores cómplices.

El operativo se mantendrá hasta que embarque el último camión de los feriantes.

Operación Feriante: en busca de migrantes ocultos en los camiones de las atracciones