sábado. 02.03.2024
MEJILLONÁ

Paella, mejillones, leyendas en el escenario y lleno absoluto: arranca el Carnaval

Aunque oficialmente no será hasta que Dolores García ofrezca el Pregón del Carnaval, las fiestas en honor del Dios Momo arrancaron este domingo en un auditorio del Recinto Ferial Juan Carlos I lleno hasta la bandera. Trescientos kilos de mejillones y dos paellas gigantescas como platos fuertes para una actividad que registró un lleno hasta la bandera. Eso, sin contar el escenario: todas las agrupaciones de Ceuta desfilan en un acto que cierra la antología de Juan Manuel Braza Benítez "El Sheriff"

Tarde como de costumbre, al entender de Doña Cuaresma -que tiene sus razones para quejarse, cierto es-, Don Carnal ya ha llegado. Y lo ha hecho como a el le gusta: montando la algarabía, con ojeras de sueño con un sol de justicia que dejaba ver más gafas de sol que en el mítico Carrusel de Coros. La Mejilloná da el pistoletazo de salida con cambio de ubicación, que parece será definitiva: de la Plaza Nelson Mandela se pasa al Auditorio del Recinto Ferial Juan Carlos I. Sitio para aparcar, sitio para sentarse y servicios para satisfacer lo fisiológico sin dañar a hurtadillas la obra de todo un Premio Pritzker. Y varios protagonistas. "Los del Ferry", por ejemplo, se llevan una cerrada ovación del público. Las dos comparsas de Ceuta han brillado con luz propia en el Teatro Falla y José María Vergara (el Capitán Haddock para los 'memes' carnavaleros) destaca que no hay decepción por haberse quedado fuera de las semifinales.

 

Pendiente de todo y con el 'paragüas' preparado (razones del cargo), la responsable del área de Festejos. Rocío Salcedo admite que el carnaval comienza un domingo, da por hecho que posiblemente ella y seguramente muchos de sus compañeros de Gobierno sean carne de letras y anima a quien quiera a pasarse por su departamento para recoger un programa porque no sólo de Concurso vive Momo.

 

Y aunque las coplas alimenten el espíritu, del estómago se encargan otros. A primera hora de la mañana, Rafael García "El Cardiaco" ha sido de los primeros en llegar al Auditorio. Ahí nos explica que aprendió a hacer paellas "a base de que me las tiraran mi mujer y los amigos a la basura" en sus primeros años de matrimonio. Aquello mejoró, y hoy día es uno de los paelleros por excelencia en Ceuta. Y como en el matrimonio, en la paella también es importante, dice "el amor, la paciencia, la tranquilidad".

 

 

Tranquilidad es lo que buscan algunos copleros que, aunque matan el gusanillo, no quieren someterse a la tiranía de los ensayos diarios. Es lo que le pasa a José Luis Melgar, miembro de "La pasión turca", una chirigota callejera que parodia el hecho de que los implantes de pelo hayan desplazado a Santa Sofía o el Palacio de Topkapi como principal reclamo turístico de Estambul. Junto a el un joven guitarrista de sólo 13 años de edad que afirma sentirse bien tratado por el resto de la agrupación y estar dispuesto a seguir muchos años más.

 

Cuando nuestro joven guitarra nació, Juan Manuel Braza Benítez y su chirigota lograron ganar su segundo -y hasta la fecha último- primer premio en las tablas del Gran Teatro Falla. Era con el tipo de "Los Aguafiestas" (guardias civiles de tráfico), un jalón más en una trayectoria que incluye también agrupaciones míticas como "Los Aleluya", "Las Madrinas", "Los valientes" o "Caiman". Este año el grupo ha descansado: este legendario chirigotero del carnaval gaditano explica que para "combatir el mono de teatro",  han montado una Antología con la que están recorriendo muchos lugares de España. Ve el concurso con nerviosismo, destaca "Si yo dijera lo que pienso" o "La maldición de la lapa negra" como chirigotas a seguir y confirma que El Sheriff y su Chirigota, Dios (Momo) mediante, estarán de nuevo en concurso en 2020.

Paella, mejillones, leyendas en el escenario y lleno absoluto: arranca el Carnaval