lunes. 26.02.2024

La esperada quema del juanillo ha llegado con un retraso inusual este año, despertando la curiosidad de los presentes. Los fuegos artificiales, con su despliegue de colores en el cielo nocturno, han marcado el inicio de una velada especial, simbolizando no solo la bienvenida al verano, sino también una despedida simbólica al cambio climático.

A pesar del retraso, una multitud entusiasta se ha congregado en las playas de La Ribera y El Chorrillo para celebrar esta noche llena de tradiciones arraigadas. Los asistentes se han sumergido en una atmósfera festiva, disfrutando de la música, la comida y la bebida en compañía de amigos y seres queridos. Las risas y las conversaciones animadas han llenado el ambiente, creando un vínculo de alegría y camaradería.

Sin embargo, este San Juan ha ido más allá de las tradiciones habituales. En un gesto de conexión con la naturaleza y la conciencia medioambiental. Como es habitual, muchos de los presentes han decidido sumergirse en las aguas del mar durante la noche, disfrutando de la frescura y la serenidad que solo el océano puede brindar.

Las imágenes capturadas durante esta intensa noche reflejan la emoción y la energía compartida por los asistentes. Los rostros iluminados por el resplandor de las llamas, las sombras danzantes sobre la arena y la alegría palpable en cada rincón, todo ello se ha inmortalizado en fotografías que atestiguan la magia de la celebración.

Este San Juan nos ha recordado la necesidad de tomar medidas para combatir el cambio climático. La fusión entre las tradiciones arraigadas y la conciencia medioambiental ha creado una experiencia única y significativa para todos los participantes. Además de disfrutar de una noche llena de diversión y camaradería, hemos sido testigos de cómo la festividad puede servir como plataforma para generar conciencia y acción.

San Juan nos ha dejado un recuerdo imborrable y un mensaje claro: debemos comprometernos a proteger y preservar nuestro entorno. A través de esta velada, hemos encontrado un equilibrio entre la tradición y la responsabilidad medioambiental, demostrando que es posible celebrar de manera sostenible y consciente.

 

La quema del juanillo llega dedicada contra el cambio climático