viernes. 24.05.2024
CORONAVIRUS

Recogida de residuos, una labor en primera línea de la lucha contra el coronavirus

La recogida de residuos generados por las personas que han enfermado a causa del coronavirus o se encuentran aisladas ante la sospecha de padecerlo se ha convertido en una labor fundamental, en primera línea de la lucha contra la pandemia, que pretende evitar la expansión de la enfermedad. Esta labor, en Ceuta, corresponde a los voluntarios de Cruz Roja que a día de hoy realizan un total de 113 acciones de este tipo.

La recogida de los residuos generados por las personas contagiadas por coronavirus y que permanecen aisladas en sus domicilios es una labor fundamental en la lucha contra la enfermedad. Desde el primer momento, se ha puesto sobre la mesa la necesidad de aislar esos residuos, es por ello que se ha establecido un servicio de recogida de los mismos, desde pañuelos desechables a mascarillas o guantes, pasando por cualquier residuo que haya generado el enfermo, que corre a cuenta de los voluntarios de Cruz Roja.

 

Unos voluntarios que se encuentran en primera línea de la lucha contra el coronavirus aunque su labor se desarrolle callada, inadvertida para la mayor parte de los ciudadanos, pero vital para los enfermos y sus familias. Así, a día de hoy estos voluntarios están desarrollando un total de 113 acciones, ya que no solo recogen los residuos de los enfermos, sino también de aquellas personas que se encuentren aisladas ante la sospecha de padecer la enfermedad.

 

Para esta recogida de residuos los voluntarios acuden en parejas a los domicilios, a día de hoy hay 6 personas encargándose de esta labor, las mismas acuden a las viviendas de las personas aisladas por cuarentena o por positivo en COVID-19 que se encuentran solas tres veces por semanas, los lunes, miércoles y viernes.

 

Para desarrollar su labor, además, los voluntarios acuden con equipos de protección que eviten el contagio, recogen los residuos, que deben ir cerrados en distintas bolsas y bien aislados para evitar el contacto con los mismos y acuden a depositarlos a los contenedores habilitados en cada una de las barriadas.

 

De este modo, estas personas que se encuentran padeciendo la enfermedad, o se encuentran en aislamiento ante las sospechas de la misma, y están solas pueden deshacerse de estos residuos generados con total seguridad, sin necesidad de recurrir a familiares y evitando, de este modo, que una manipulación errónea pueda seguir extendiendo la enfermedad.

Recogida de residuos, una labor en primera línea de la lucha contra el coronavirus