miércoles. 29.05.2024
GONZÁLEZ DE LA VEGA

El residente de González de la Vega recibe el alta para volver a su vivienda en ruinas

La familia de un residente de González de la Vega vive una pesadilla constante mientras lidia con la precaria situación de la vivienda a la que su padre, que ha sido dado de alta, ha regresado hoy. Con el peligro latente de más desprendimientos y la falta de soluciones concretas por parte de las autoridades, la angustia y la preocupación aumentan día a día.

Techo de González de la Vega nº4
Techo de González de la Vega nº4

La situación se ha vuelto aun más insostenible para la familia del habitante de González de la Vega, cuya vivienda se encuentra en un estado de ruina alarmante. Tras recibir hoy el alta médica para volver a su hogar, el residente se enfrenta a condiciones de habitabilidad extremadamente precarias que amenazan su salud y seguridad.

"Ha sido un traumatismo en la cabeza. El pequeño coágulo de sangre que tenía dice el médico que quizás lo tenga desde hace tiempo que no nos preocupemos, pero que claro que no puede estar en esa situación, que también esa humedad de la casa, ese olor, aparte de del derrumbe, no es propicio para él" explica una de sus hijas que añade que "esto ya está causándonos unos daños morales, porque yo tengo que gestionar muchas cosas y mi cuerpo no da para trabajar y hacer todo lo que tengo que hacer. No descanso",  visiblemente afectada por la situación.

Aunque se han realizado algunas reparaciones - derribado por completo el techo que sufrió el desprendimiento en una parte - la vivienda presenta, a juicio de la familia "un riesgo inminente de desplome, con desprendimientos que ya han ocurrido y la posibilidad latente de nuevos incidentes". "Han tirado del todo el techo, supuestamente, para que no haya peligro. Pero si acercas las fotos, eso todavía corre riesgo", expresa el familiar, evidenciando la gravedad de la situación.

Techo de González de la Vega nº4
Techo de González de la Vega nº4

Ante la falta de acción por parte de las autoridades locales, la familia ha buscado ayuda en Servicios Sociales, quienes ofrecieron pagar una parte del alquiler en caso de encontrar una vivienda alternativa. Sin embargo, la búsqueda de un nuevo lugar donde residir se ha visto obstaculizada por trámites burocráticos y la escasez de opciones disponibles.

El presidente Vivas, ajeno hasta el momento al último desprendimiento, se ha comprometido con una de las hijas del residente, a intervenir en el asunto y a solicitar la intervención del Consejero de Fomento. "Mi padre no puede vivir ahí, que no, que no puede, que no puede ser", aseguró uno de los familiares tras hablar con el presidente.

A pesar de los esfuerzos de la familia por encontrar una solución, la incertidumbre y la preocupación persisten. "No me fío ni un pelo, porque no es la primera vez que al final no se ha cumplido la palabra que nos han dado y se ha vuelto a derrumbar el techo", lamenta uno de los familiares, reflejando la desconfianza hacia las promesas de las autoridades locales.

La situación de esta familia pone de manifiesto la urgencia de abordar el problema de la vivienda en ruinas en la ciudad, así como la necesidad de una acción inmediata por parte de las autoridades para garantizar la seguridad y el bienestar de sus ciudadanos.

El residente de González de la Vega recibe el alta para volver a su vivienda en ruinas