jueves. 20.06.2024

Qué aumenten las sentencias por violencia de género con carácter firme puede tener dos lecturas: una positiva y una negativa. La negativa, por supuesto, es que siguen existiendo estos comportamientos. Sin embargo, pueden tener una lectura positiva: el aumento de sentencias, o incluso, de denuncias no tiene por qué equivaler a una mayor casuística sino a que se pierda el miedo a denunciar.

Sea como fuere, y partiendo del presupuesto de que ojalá no hubiera un solo caso que denunciar, el caso es que los juzgados tuvieron más trabajo el pasado año que en 2022. Por ejemplo, durante 2023 se incrementaron las órdenes de protección, pasando de 73 a 97. Por edades, llama la atención el incremento de órdenes de protección dictadas sobre menores de 18 años, que pasaron de una sola en 2022 a 5 al cierre del pasado ejercicio. También se detecta un aumento en el tramo 18/24 años (de 13 a 19) y de 25/44 ( de 45 órdenes dictadas en 2022 a 54 durante el año pasado), así como en la franja de edad comprendida entre los 45 y los 64 años. Pasamos, en ese tramo, de 12 a 19. El único sector de edad en el que bajan las órdenes de protección es el de 65 y más, ya que pasamos de tener dos órdenes activas a finales de 2022 a no tener ninguna.

Las condenas por sentencia firme aumentaron, también, considerablemente a lo largo de 2023. Se pasa de 88 a 103. El mayor incremento se produce en el tramo de edad comprendido entre los 45 y 64 años, puesto que se pasa de 18 a 34. Entre 25 y 44, se pasa del medio centenar a 53. En cuanto a la juventud, se produce una sentencia firme -al igual que el año anterior-, pasando de once a diez entre 18 y 24 años.

En cuanto a las penas y medidas, pasan de 457 a 622 de un año a otro. Las privativas de libertad pasan de 89 a 119 y las privativas de otros derechos, de 326 a 476. El pasado año, además, se produjeron 95 inhabilitaciones especiasles para empleo, por las 54 de un año anterior. Quince personas tuvieron obligación de estar permanentemente localizadas, por las cinco del año anterior.

Por lo que se refiere a otra serie de medidas, cautelares en este caso, no se dictó ninguna sobre el uso y disfrute de la vivienda, por las seis del año antereior. Sobre el régimen de comunicación, hubo un caso el pasado año por ninguno en 2022, once casos de prisión provisional frente a 12 del anterior y se dictaron 11 relativas a la prestación de alimentos frente a las 13 del año pasado.

Todos estos datos han sido dados a conocer por el Instituto Nacional de Estadística, dentro de la denominada Estadística de Violencia de Género y Violencia Doméstica.

Las sentencias en firme por violencia de género, al alza en Ceuta