martes. 18.06.2024

Solidaridad condena la agresión a una vigilante del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) y alerta de la escalada de agresividad que se está produciendo entre algunos de los residentes de origen magrebí, especialmente contra las mujeres que trabajan en el servicio de seguridad privada de las instalaciones. Este ataque, señala el sindicato, se suma a una larga lista de agresiones que se están produciendo, tanto físicas como verbales, y que “en ocasiones quedan impunes”. 

Según ha podido saber Solidaridad, muchas de estos enfrentamientos de los residentes con los vigilantes de seguridad no tienen represalias. Hasta ahora se abrían expedientes de expulsión, pero no se están tramitando lo que “provoca que los residentes que amenazan, insultan y llegan a agredir se crean impunes y se vuelvan más agresivos”, denuncia el sindicato. 

“Desde Solidaridad exigimos a la dirección del centro que haga cumplir con carácter inmediato y urgente las normas disciplinarias que rigen en el CETI”, afirma el coordinador territorial del sindicato, Juan Sergio Redondo. Y reclama que se actúe “de manera contundente contra todos aquellos internos que incumplan estas normas, incluyendo, si así procede, el inicio de las correspondientes acciones judiciales por la vía penal contra los agresores y la expulsión inmediata de estos inmigrantes ilegales, que no sólo no deberían estar en el CETI, sino que deberían haber sido expulsados inmediatamente del territorio nacional”. 

Solidaridad condena la agresión a una vigilante del CETI y reclama "medidas...