lunes. 26.02.2024
COMERCIO

No, Starbucks no va a abrir en la calle Camoens, es solo un cambio de banderola

El mediodía en Ceuta ha estado marcado por la colocación de algo tan inocente como un cartel. Un cartel que ha hecho correr ríos de tinta en grupos y conversaciones de Whatsapp y también en redes sociales. No, Starbucks no va a abrir en la calle Camoens, es solo un cambio de banderola de Lala, una de las tiendas de la zona, en el que se ha usado como base otra de la tradicional cafetería. La sustitución de un logo por otro se producirá en breve, aunque la anécdota ya quedará para siempre en la memoria de Macarena, la propietaria del comercio.

Momento en que los operarios colocan el logo que será sustituido por el del comercio / Cedida
Momento en que los operarios colocan el logo que será sustituido por el del comercio / Cedida

La revolución de este martes en Ceuta tiene nombre de cafetería: Starbucks. Mensajes y más mensajes han corrido este mediodía por grupos de Whatsapp y redes sociales, la famosa marca de cafés iba a abrir un local en la ciudad o, al menos, esa es la conclusión a la que llegaban muchos de quienes pasaban esta mañana por la calle Camoens y veían a los operarios de una empresa local colocando una banderola con el famoso logo. La información ha corrido como la pólvora y no ha tardado, incluso, en ser publicada aunque nada más lejos de la realidad.

No, Starbucks no va a abrir en la calle Camoens aunque, a la vista de la revolución montada, la empresa debería planteárselo pues hay muchos dispuestos a tomar café en vaso de cartón por la calle (algo incomprensible para quienes disfrutamos de hacerlo tranquilamente sentados en una terraza al sol). Y ahora que ya hemos contado lo cierto sobre esta historia, vamos a relatarles qué es lo que realmente ha sucedido tal y como lo ha hecho Macarena, la propietaria de Lala, el comercio que pretendía cambiar su banderola y se ha encontrado en boca de toda Ceuta sin saber muy bien por qué.

“Estas son las cosas que solo pasan en Ceuta”, comienza su conversación con esta casa. Y es que, ha continuado, su único objetivo era cambiar su banderola de la tienda para lo que encargó la nueva a una empresa local. Una banderola en la que, como modelo, se le mostró una de Starbucks, la que se ha colocado, y sobre la que espera que en las próximas horas vuelva a estar el logo de su tienda.

Y es que Macarena no sabía la que se le venía encima pero ha empezado a ser consciente desde que al llegar a la puerta del colegio de su hijo ya le han preguntado por el cartel situado justo sobre su negocio. “He cerrado para ir a por mi hijo y lo he visto, pero he pensado que pondrían mi logo a continuación”. El problema, cree la propietaria, es que ha coincidido con la hora de comer y, por tanto, los operarios que la estaban colocando también se han ido a hacer su descanso preceptivo.

Ahora Macarena espera que el cambio por su logo se produzca cuanto antes y que su tienda, de ropa y complementos de señora, tenga tanta repercusión como la popular cafetería. “Esta tarde me voy a llevar la cafetera por si acaso”, bromea. Y es que, confiesa, ella no era consciente de la fama del establecimiento ni tampoco de que una instalación de una banderola pudiera tener tanta repercusión.

No, Starbucks no va a abrir en la calle Camoens, es solo un cambio de banderola