sábado. 02.03.2024

Zacarías tuvo la idea de encender una hoguera para celebrar el nacimiento de su hijo Juan, el Bautista. Nacía entonces una noche que en miles de lugares del mundo, especialmente los de tradición mediterránea, se celebra con fuego, agua y diversión. Una noche que marca el viento en Ceuta para el verano -levante paradito, por cierto- y en la que muchas personas cumplen la tradición mojándose los pies -o el cuerpo entero-, quemando aquello que no nos sirve o pidiendo algún deseo en la hoguera.

 

Y de todo hay, vive el Santo, como en botica: desde los que piden salud hasta los que quieren conservar los apuntes por si acaso pasando por aquellos que piden el fichaje de Cristian Stuani por el Betis o gentes de interior que viven la mágica noche en la playa. Todos en armonía y con ganas de disfrutar.  Ya lo cantaba el gran trovador: en la noche de San Juan, todos comparten su pan, su tortilla y su gabán.

Stuani, un señor de Burgos y los apuntes que se guardan: es la magia de San Juan