viernes. 12.04.2024

En este 8 de marzo - El Día Internacional de la Mujer - hemos querido conocer cómo vive la mujer dentro de nuestras Fuerzas Armadas. A través de los testimonios de la Cabo 1º Cruz y la Soldado Reyes queremos conocer cómo se sienten las mujeres en el Ejercito.

Cabo Cruz y Soldado Reyes / África González
Cabo 1º Cruz y Soldado Reyes / África González

La Cabo 1º Cruz de Huelva y la Soldado Reyes, ceutí, sirven actualmente en el RAMIX-30 y acumulan a sus espaldas una carrera militar de 23 y 16 años respectivamente. Han compartido un rato con nosotros para contarnos cómo han sido esos años de vida castrense y qué ha supuesto para ellas su carrera militar.

Cabo Cruz y Soldado Reyes / África González
Cabo 1º Cruz y Soldado Reyes / África González

Cruz entró en el año 2000 y tuvo que hacer unos exámenes, una prueba psicotécnica y una vez que pasó esa fase, tuvo que ir a Alicante a hacer unas pruebas físicas. “Aprobé y ya después me quedé esos tres meses allí y fue difícil porque tienes que estudiar y prepararte una prueba física, además fueron tres meses que estuvimos con una disciplina que no conocíamos de nada. Sí que había compañeros que habían pasado por el servicio obligatorio y ellos iban más preparados, pero yo no. La verdad que estaba en otro mundo allí. Fue muy difícil pero sorprendente”.

Reyes, por su parte, nos cuenta sus primeros momentos, relatando como “al principio, como bien dice mi compañera, obviamente cuesta un poco, vas sola y te encuentras que empiezas de cero. Pero bueno, luego ya, conforme van pasando los días te vas dando cuenta de que tiene que seguir, tienes que avanzar porque es el objetivo a lograr. Para mí fue un subidón de adrenalina que me hizo ver hasta dónde podía llegar mi valía. Hoy en día me siento muy, muy orgullosa de haberlo hecho”.

Cabo Cruz
Cabo 1º Cruz

En el caso de Cruz, cuando ella entró en el Ejercito, “buscando aventura” había muchas mujeres, en el 2000, por contraste Reyes cuenta que “en mi caso no vi tantas, pero cada vez se van alistando muchas más pero mi caso no hubo tantas”.

Las mujeres llevan 35 años integradas en las Fuerza Armadas, entraron en el 88 y ahora hay dos generales. “Yo no me he sentido nunca distinta por ser mujer, yo siempre he sido un soldado más ni me he visto tratada de otro modo por un compañero o una compañera” dice Cruz.

Soldado Reyes
Soldado Reyes

“Yo siempre digo que si tratas con naturalidad recibes naturalidad. Entonces éramos poquitas, pero decidimos que teníamos que trabajar como uno más, arrimamos codos y el resultado fue muy positivo” explica Reyes.

Lo que sí fue igual para ambas, es que las instalaciones han sido exactamente iguales para hombres y mujeres, con alojamientos femeninos y masculinos, duchas, etc… todo exactamente igual, tanto en Zaragoza en el primer caso, como en el RAMIX-30 en el segundo.

Cabo Cruz
Cabo 1º Cruz

Y también coinciden en que ambas necesitan ajustar los uniformes, aunque en el resto del equipo no hay problemas “A mí me sigue quedando grande el uniforme, pero porque yo soy pequeñita y me los tengo que arreglar un poquito, pero no hay porque sea mujer, simplemente porque estoy pequeñita, pero vamos, el equipo es exactamente igual que el de los compañeros” cuenta Cruz.

Mientras que Reyes explica “al ser pequeñita, la talla por muy pequeña que sea siempre tienes que arreglarla un poquito pero bueno que no es ningún inconveniente. En el día a día el material es igual, nuestro y personal”.

Soldado Reyes
Soldado Reyes

Ambas consideran que las mujeres están integradas completamente en nuestro Ejército, empezaron en el ochenta y ocho y ya hay mujeres en toda la escala y en todos los cuerpos. Cruz explica que “al principio entraron nada más que en los cuerpos comunes, pero hoy en día hasta en la élite del ejército hay mujeres. Más que integradas, somos súper importantes en el Ejército”.

Reyes por su parte, considera que se trata de una condición de igualdad, “tanto hombres como mujeres venimos a realizar nuestro trabajo y nuestras funciones y creo que el objetivo es día a día tener tenacidad, ser constante y sabiendo cuando cuál es el objetivo a cumplir. Seas hombre o seas mujer vas a realizar tu trabajo al 100%”

Cabo Cruz
Cabo 1º Cruz

Incluso Cruz explica que, en su antigua unidad en Zaragoza, Ocupación de Apoyo logístico número 41, “éramos muchas mujeres, llegó un momento que yo estaba en el grupo de transporte y éramos más mujeres que hombres, y de eso hace ya 13 o 14 años o sea que éramos muchísimas mujeres y es un sitio que llevan camiones... Pues los llevábamos igual”.

Reyes reflexiona sobre que “va creciendo el Ejército, por lo tanto, cada vez nos vamos interesando más y lo hacen por vocación, bien porque les guste o simplemente por la experiencia, por saber cómo es el ejército, la forma de vida, cómo se compone… y cada vez va habiendo muchas más mujeres… Y que siga así, que siga avanzando” dice.

Soldado Reyes
Soldado Reyes

Ambas animan a cualquier chica joven que tenga dudas por elegir esta carrera, remarcando que no se lo piensen. “Miedo ninguno y que esto es una experiencia increíble, que te aporta personalmente, profesionalmente y que es un trabajo como otro cualquiera” opina la cabo 1º.

“Si algo te da miedo que lo hagas con miedo, lo más importante en esto es la experiencia, el saber el por qué vas a hacerlo y bueno siempre tienes varias vías, que si no es lo que esperaban pueden salirse y si realmente es su vocación y es lo que quieren hacer que sigan adelante” relata la soldado.

Lo que más valoran de la vida militar son las amistades, muchas experiencias, el compañerismo, lo duró que ha sido, llorar, reír, emociones que son difíciles de explicar, en el caso de la Cabo Cruz mientras que la gran “estabilidad laboral, compañerismo, el saber estar, cómo tienes que desempeñar el día a día de tus funciones, cuál es tu responsabilidad, por lo tanto, yo creo que ha sido bastante importante todo el desarrollo en estos 16 años como mujer y te hace que cada día pues vayas avanzando más” en el de Reyes.

Cabo Cruz
Cabo 1º Cruz

Sobre qué cuestiones se pueden mejorar, señalan que todo es susceptible de mejora, pero que no tiene nada que ver con ser hombre o mujer en el Ejercito. “Las Fuerzas Armadas van evolucionando” dicen, “como lo hace la sociedad y por tanto hay muchas cosas que cambiarán, pero no tienen que ver con ser hombre o mujer”.

Y esa es la clave de lo que nos cuentan, que no sienten que haya posturas o un trato diferenciado por ser mujer, han trabajado con muchos hombres y con muchas mujeres asegura, pero nunca se han sentido “mujer” sino “soldado” igual que el resto de compañeros.

“Se trata de a que venimos, de que función realizamos día a día y el objetivo a cumplir, por lo tanto, no se trata de ser hombre o mujer, se trata la finalidad de cada día, del trabajo realizado e irte a casa con la satisfacción del deber cumplido para mañana volver con más ganas. Por lo tanto, ser mujer o ser hombre da igual, lo que cuenta es el estar día a día y saber realizar tus funciones con la mayor entrega posible”.

 

“No se trata de ser hombre o mujer, se trata de irte a casa con la satisfacción del...