miércoles. 29.05.2024

Las últimas lluvias caídas sobre Ceuta, que motivaron que la ciudad entrase en alerta amarilla, han tenido ya un efecto positivo: el aumento del agua acumulada en los embalses de nuestra ciudad. Según datos facilitados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, la suma conjunta  del Renegado y el Infierno supera con holgura el 50% de la capacidad total.

Los efectos más positivos de las precipitaciones del pasado fin de semana se han producido, sin duda, en el Infierno. Al menos, a tenor de la capacidad que alcanza en estos momentos el pantano, que se sitúa en el 62'18%, lo que supone que almacena 372.000 hm2 de agua en estos instantes.

En cuanto al embalse del Renegado, son 867.000 los hm2 que en estos momentos están acumulados, lo que supone el 53'18% de su capacidad total. Recordemos que es el más grande de los dos pantanos de Ceuta, puesto que tiene una capacidad máxima de 1.645.000 hm2.

Señalar, una vez más, que el consumo de agua está garantizado la mayor parte del año, con independencia del estado de los pantanos, al estar en funcionamiento la Planta Desaladora de Ceuta. Solo cuando esta entra en parada técnica o si se produce alguna avería en la misma, el suministro de agua potable para la higiene o cocina de los hogares ceutíes depende del caudal acumulado tanto en el Renegado como en el Infierno.

Las últimas lluvias disparan la ocupación en los pantanos