jueves. 30.05.2024

La derrota sobre el terreno militar de DAESH es poco menos que inminente, sostienen los analistas. Sin embargo, ahora viene otra pregunta o problema planteado por el presidente norteamericano, Donald Trump. El mandatario estadounidense afirmaba recientemente que hay varios yihadistas detenidos en Siria con nacionalidad europea, e insta a los países del Viejo Continente a hacerse cargo de sus nacionales.

 

Según publica el diario El Mundo, doce de estos yihadistas son de nacionalidad española. Y uno de ellos, muy vinculado a nuestra ciudad. Nacio en Castillejos, Bilal Wahabi partió precisamente desde Ceuta para unirse a la yihad en Siria. Nada se sabe de su paradero a ciencia exacta, aunque varios testimonios recogidos por el rotativo madrileño dan dos opciones: o un presidio en aquel país controlado por las milicias kurdas a las que apoya Estados Unidos, o ha podido ser ejecutado por dicho grupo.

 

Wahabi fue, además,  un hombre muy cercano a Mohamed Hamdouch, "Kokito", uno de los primeros yihadistas con nacionalidad española en involucrarse en el conflicto sirio y cuya muerte se produjo en el año 2015.

 

La opción es la de retornar a para ser enjuiciados y encarcelados en nuestro país. Sin embargo, la legislación lo impide: España es, precisamente, un país que no tiene firmado tratado de extradición con Siria. En los momentos más álgidos, llegó a haber veinte presos de nacionalidad española en las cárceles de aquel país: momento que coincide con el anuncio del apoyo del presidente ruso, Vladimir Putin, su homólogo sirio, Bashar Al  Asad. Muchos han retornado voluntariamente a España, aún a sabiendas de que ingresarían en prisión. La mayoría, mujeres.

Un ceutí de adopción, entre los 12 yihadistas de los que 'nada se sabe' en Siria