sábado. 03.12.2022
HISTORIA

Una historia real para finalizar el Día de los Difuntos: el hombre lobo murió en el Hacho

No son pocos los mitos y leyendas que “cobran vida” en los cines o cadenas de televisión con extraños seres y asesinos en serie como protagonistas en este Día de todos los Santos. Sin embargo, desde hace apenas una década, Ceuta está vinculada a uno de los personajes más misteriosos y reales de la historia de España: Manuel Blanco “Romasanta”, el hombre lobo gallego

 

 

No sería atrevido decir que el Hacho es uno de los montes con más historia y misterio de España. Desde ahí, el general Franco dirigió en 1936 el célebre “Convoy de la Victoria”, a escasos metros de donde se encuentra la primera cárcel de régimen abierto del mundo. Sin olvidar, por supuesto, su carácter mitológico: hablamos de Abyla, una de las dos míticas Columnas de Hércules. Sin embargo, hay un detalle que puede convertir a este Monte en referencia ineludible para noches de Halloween.

 

Se conoció hace apenas diez años:  los hermanos Cástor y Félix Castro, investigadores gallegos especializados en la figura de un ilustre paisano, descubren que su hombre muere en Ceuta el 14 de diciembre de 1863, preso en el hoy cuartel de Artillería y vencido a los 54 años por un cáncer estomacal. Fue el último misterio de una persona cuyo nombre sigue generando inquietud casi 200 años después de su nacimiento en su Galicia natal: Manuel Blanco Romasanta, el “hombre lobo gallego”.

 

Desde su nacimiento en la localidad orensana de Allariz, le envolvió el misterio. No en vano fue inscrito como Manuela debido a sus rasgos femeninos, y criado como una niña hasta los ocho años de edad. Incluso hay historiadores que mantienen, a día de hoy, el debate abierto sobre si hablamos de un hombre o una mujer. En cualquier caso, contrajo matrimonio y enviudó a los 22 años. Traumatizado, abandona la vida sedentaria y se arroja al campo para vivir como un nómada.

 

No pasa desapercibido: sabe leer y escribir -algo no tan frecuente para la época- mide 1,37 centímetros y se ha ganado la vida como costurero,  siendo además una persona amable en el trato. Se gana la vida vendiendo una extraña pócima sanatoria, lo que le propicia cierta fama.

 

Sin embargo, tenía una cara oculta: en ocho años mató a 17 personas, hasta que es detenido en Toledo tras ser acusado de engañar a mujeres y niños para posteriormente asesinarlos. En el juicio, se acrecienta su leyenda: afirma que una bruja le hechizó en un encuentro de noche y le condenó a convertirse en hombre lobo. El argumento no convence y es condenado a garrote vil. La carta de un psicólogo francés convence a la Reina Isabel II para conmutar la pena de muerte por la perpetua para poder estudiar sus problemas mentales. El trastorno límite de personalidad parece ser la causa más probable de sus ensoñaciones.

 

Así pues, Ceuta también aporta su granito de arena a estos días de misterios y extraños personajes. Siendo el último lugar de uno que podrían ser dos. El lobo hombre gallego que se ganaba la vida vendiendo extraños ungüentos. Efectivamente: en el Hacho murió quien inspiró el mito del Sacamantecas

Una historia real para finalizar el Día de los Difuntos: el hombre lobo murió en el Hacho
Comentarios